Tiempo de lectura: 3 minutos
Dr. & Quinch, dos adolescentes buscando problemas. Fuente.

«FD: D.R. Dobbs. (Con tu hermana, en un sitio que no te gustaría)»

¿Cómo sería la típica película de adolescentes norteamericana de los ´80, pero con alienígenas en vez de humanos? Esta trascendental respuesta (porque en ella los protagonistas son los fantásticos amiguete D. R. and Quinch) la dan los geniales tocayos británicos: el robot guionista Alan Moore (Watchmen, From Hell, V de Vendetta…) y el robot dibujante Alan Davis (Capitán Britania).

D.R. y Quinch es un recopilatorio de las seis historias cortas publicadas originalmente en la revista de tebeos inglesa 2000 A.D., la cual consagró a varios autores en sus comienzos.

Las historias narran las aventuras de dos amigos extraterrestres: D.R. (“Disminuida Responsabilidad”) y Quinch, y sus aventuras (más fuera en la Universidad que dentro): desde cazando dinosaurios en la Tierra o enfrentándose a jueces hasta enamorarse de chicas modositas o terminar en la guerra, pasando por un viejo a Hollywood y la creación de una especie de campamento infantil llamado: Campamento Apocalipsis.

Si os parece que es simple humor, leed un poco más allá y veréis un retrato de los adolescentes descerebrados (no, no son sinónimos) de otra época o temas tan serios como la guerra (con una que recuerda a Vietnam). Todo ello desde la sátira, que es el género perfecto para criticar de una forma terriblemente graciosa.

Oh, el amor. Fuente.

Aunque en un principio me hice con el recopilatorio por el afán coleccionista y por probar, he de decir que me ha vuelto a demostrar lo bueno que es el mundo del cómic. Los relatos son geniales, divertidos y entretenidos, donde Alan Moore demuestra un sentido del humor bestial y con muy mala leche y Alan Davis demuestra que es uno de los mejores dibujantes que hemos tenido en el mundo del tebeo. Si descubrís este recopilatorio en alguna tienda de tebeos, no dudéis en pagar los 9,02€ que cuesta, tanto si no habéis leído o visto nada de ambos autores como si sí lo conocéis. En serio, es más que recomendable. Os lo pasaréis en grande con historias como: «D.R. y; Quinch: Se divierten en la Tierra», «D.R. y Quinch: Se reforman» o «D.R. y Quinch: ¡Locos por las chicas!».


Lo peor quizás es que se hace corta, como ya escribí, son sólo seis números y queda la sensación de cientos de aventuras más que poder haberse contado de la mano de estos dos grandes tocayos. Ambos autores dejaron a los personajes en lo más alto.

¿A qué esperáis para conocer a estos dos adolescentes extraterrestres y la mala baba que llevan encima?

Qué malas formas de hacer amigos. Fuente.
Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario