Tiempo de lectura: 6 minutos
Trevor Belmont, el heredero de la casa destinada a enfrentarse a Drácula y sus sirvientes. Fuente.

«La historia está viva, el papel está muerto».

Desde que se publicó Drácula, la obra de Bram Stoker ha tenido varias adaptaciones y versiones que tomaban los elementos más atractivos del mito y añadían tantos otros que se han vuelto célebres e inseparables de la imagen del vampiro.

La saga de videojuegos Castlevania es un buen ejemplo de ello: a la rica tradición de Vlad Tepes se suma la leyenda negra de Drácula, la magia y el poder de su forma artística, lo que creó una obra con un elevado número de aficionados que se han enfrentado una y otra vez a Drácula. Ahora, este duelo se traslada al formato de serie de manos del director Sam Deats, el guionista Warren Ellis y el productor Adi Shankar.

La maldición de Drácula

Fruto de la corriente de adaptaciones de los últimos años, en su día se pensó en crear una película de Castlevania contando para ello con el guionista de cómics y escritor Warren Ellis (Planetary).

Tras años de sí y no, el film se ha convertido en una miniserie de animación con cuatro capítulos de unos veinticinco minutos donde se narra el ataque de Drácula contra la humanidad y la defensa que toma el último Belmont contra las criaturas de la noche. Miniserie que luego dio paso a cuatro temporadas que contaron con más capítulos que extendieron la historia de sus personajes.

Seamos realistas: seguramente, estamos ante una de las adaptaciones más potables que se ha hecho de un videojuego. Quizás el cine no es la mejor elección y las series o la animación pueden concebir de un modo mejor estos «trasvases» de historias. Incluso cuando la serie peca de decirlo todo, las frases son buenas y siempre hay algo que se rescata de ella.

Héroes y villanos

El villano, Drácula, se le dibuja con cierta humanidad, perdida por el odio hacia los humanos que le arrebataron a su mujer al considerarla una bruja. Su respuesta es temible, pero lógica y su venganza cruel. El oscurantismo de la iglesia también queda representada con su alta alcurnia y sus mercenarios en las calles.

Frente a esto, el personaje de Belmont se ve no como un salvador heroico, sino como un borracho que recibe más de una paliza y que ha perdido la fe en la humanidad. Sus futuros compañeros (mejor no decir quiénes) tampoco parecen ser los típicos héroes que esperaríamos.

Todo ello la hace una serie que, más que terror, lo que respira es fantasía, incluso cuando se pone a convocar espíritus monstruosos y seres primigenios venidos de más allá de los horrores del Abismo (viva el alquimista Saint Germain, por cierto).

Trevor Belmont y compañía hacen frente a las hordas de Drácula en la nueva apuesta de Netflix para viciarnos durante horas. Fuente.

En la hora más sombría

En el reparto contamos con actores que dan su voz tan conocidos, como Richard Armitage, el Thorin Escudo de Roble de El Hobbit, que interpreta a Trevor Belmont, Matt Frewer (Watchmen) como el obispo y Graham McTarvish (también visto en El Hobbit) como Drácula. Esto por citar solo algunos miembros de un gran reparto que da todo de sí en su interpretación, superando incluso la animación de algunos momentos.

Póster de la serie de NetflixFuente.

La estructura de Castlevania

No creo que deba decirlo, pero no, Castlevania no es una serie para niños, pese a que sea de animación. Posee un enfoque serio sobre estas aventuras con imágenes sangrientas, cierto terror y unos toques (o estocadas) que brotan como sangre desde el género de terror y la fantasía oscura. Es más, en algunos puntos, puede llegar a recordarnos a Juego de Tronos y todo lo que la adaptación de la obra de Martin ha puesto de moda en cuanto a sangre, oscuridad y diálogos macabramente humanos.

Se agradece que Castlevania haya querido ser adulta en muchos aspectos (violencia, sexo, corrupción…), aunque no tanto que no se hayan aprovechado a ciertos personajes, como las compañeras de Carmilla o los personajes de Héctor y, sobre todo, Isaac, cuyos finales son más que abruptos (en el mejor de los casos).

Hector-Isaac-Castlevania
Castlevania se divide en subtramas para narrar arcos de personajes como el de Héctor e Isaac… pero, al final, terminan ambos de forma tan abrupta que, ¿qué nos quisieron decir sus autores con estos personajes?

Adaptar el videojuego

No puedo decir mucho al nivel de adaptación, porque he jugado muy poco o casi nada a los juegos y los conozco más por la lectura de su historia, que por otros temas, pero es encomiable que podamos disfrutar una aventura con vampiros y monstruos como esta y que no sintamos que volvemos a ver lo mismo de siempre. Netflix suele creer en sus productos y considero que, por eso, es por lo que acierta.

En su día, generó bastante polémica que Warren Ellis dijera que no había jugado a ningún videojuego. No se preocupen, ya lo han cancelado por otros temas mucho más oscuros.

Por ahí dicen que la serie se distancia mucho de los cómics y Netflix ya ha aprovechado para hacer una secuela, pero esta vez en la Revolución Francesa, así que si te cabreó la original, ahora te puedes cabrear por partida doble.

Alucard-Drácula-Castlevania
Quien quiere fidelidad al videojuego cuando se tiene a Alucard con su pelazo y sus músculos.

¿Sed de Castlevania?

En su día, dije lo siguiente sobre la primera temporada:

«Advertencia, eso sí, contra esta serie: Castlevania es como un buen videojuego, no te dan ganas de dejarlo y tienes que seguir hasta el final (ergo, vicio). Los cuatro capítulos de la serie invitan a un binge en Netflix y ¿qué le vamos a hacer? El desenlace deja la puerta abierta para la continuación y una vieja profecía parece que toma forma bajo la imagen de otro vampiro. ¿Mesías? ¿Aliado? ¿Enemigo? Tendremos que esperar para descubrirlo».

Pero no es por ser aguafiestas, pero Castlevania ha sido parte de mi «pila de series que ver» casi tanto como la multitud de libros que tengo en pendientes desde hace años. Es vergonzoso, pero creo que también es sintomático de que Castlevania para mí ha estado bien, pero sin llegar a apasionarme.

Puede que se deba a lo errático de su argumento. Véase una tercera temporada a la que le cuesta muchísimo despegar o unos personajes que van de un lado a otro, sueltan su discurso (como Varney de Londres… buen guiño literario, por cierto) y al final solo lo tenemos para demostrar un exceso de verborrea que, curiosamente, le suele sentar bien porque desarrolla a personajes que no se convierten en una mera caricatura.

Dando vida a los no muertos

En cuanto a la animación está muy bien. El estilo anime está ahí. Quizás algún movimiento es menos fluido, pero la ambientación, la luz, el color, el carisma, la atmósfera y demás elementos componen todo un acierto para los creadores de Castlevania.

Del mismo modo, la música, con cierto toque de los ochenta, no le sienta nada mal a estos cuatro capítulos que se pueden ver de un tirón, pero que es aconsejable disfrutar poco a poco, como la buena sinfonía de terror y acción que es la serie.

En conclusión, Castlevania nos dio la bienvenida y nosotros, poco a poco, nos entregamos a su mezcla de fantasía y aventura. No ha sido un mal viaje. Y, sin duda, lo recordaremos.

«Todos somos al final esclavos de los deseos de nuestra familia».

Valoración: ★★★

Drácula según Castlevania. Melodramático a tope… como debe ser. Fuente.
Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

12 comentarios sobre “Castlevania, Netflix contra los hijos de la noche

  1. Sin haber jugado el juego nunca la primera temporada me encantó aunque me supo a poco

    1. Me ha ocurrido como a ti. Por suerte, la segunda temporada está confirmada y será más larga. ¡Ganazas!

    2. Sí, ocho. Y el productor parece que va a encargarse de una serie de Asassins Creed como menciono en el blog. A ver qué tal. 🙂

    3. Ahora te leo que acabo de llegar a casa y no he podido antes. Lo de assassins creed tambien se basaria en el juego entiendo

    4. sigo por aquí, que ya te he leído. Como decía no conozco los videojuegos (a mi me sacas del ocarina of time o del supermario y me pierdo) asi que me lo tomé como una serie animada tomando como referencia a Drácula, que a ese sí le manejo bien (tengo varias ediciones de la novela de Bram Stoker). Desde esta perspectiva ya te comenté que la microtemporada me gustó mucho, cosa que no he comentado por ahi porque ejem, cualquiera sabe quien te lee y cómo van a reaccionar los fans del juego (da igual el terreno que pises, el suelo es lava igualmente) y me temo que con Assassin's Creed me va a pasar igual. El caso es que me encantó esa especie de Han Solo borrachín que es Belmont, esa chica algo marisabidilla, ese otro héroe inesperado que es… ya sabes quien (uf, cuesta no spoilear). Y ese Drácula con tantos matices (cosa que, por ejemplo tiene en la version de Coppola más que en el libro). Me han encantado las caracterizaciones vocales (esto es, si se ve en VO), aunque me ha costado reconocer a Graham McTavish, tuve que mirarlo en IMDB y todo, eso es saber actuar.
      Otro punto a favor, que lo sacaran cuando se ha acabado Doctor Who y American Gods, el punto negativo… 4 episodios de 25 minutos no dan ni para media bolsa de pipas… en fin.
      Lo de la iglesia como origen de todos los males… pues ahi me ganan eh, ahi me ganan.

    5. Muchísimas gracias por pasarte por el blog y por comentar la entrada, siempre es un placer "resucitar" los comentarios del blog. 😊

      Mi opinión es como la tuya: el mayor pecado de la serie es su brevedad, es un prólogo de lo que está por venir, pero si la segunda temporada es igual de buena o mejor, será muy bien recibida por mi parte.

      Y yo también me declaro fan del bueno de Trevor. Qué bien le sienta el toque de "fantasía oscura" a esta serie 😁

      ¡Gracias!

  2. ¡Hey!

    Debo decirte que me encanta como ha quedado el blog con su regeneración.

    Sobre Castlevania tengo que decir que me ha encantado, me han gustado mucho sus personajes. Trevor, Drácula, los Hablantes…

    Me ha sorprendido y el personaje de Trevor es uno de los que quiero volver a ver para la segunda temporada, ya que nos deja con la historia a la mitad y con ganas de seguir viéndola y saber qué pasa con los personajes.

    Me ha enganchado con solo cuatro capítulos, pero han sido cuatro buenos capítulos, que te dan ganas de ver ya lo que pasa después.

    Es genial la ambientación de Valaquia y la animación que han usado, me ha encantado.

    Así que por ello, quiere seguir viendo series como estas, que molen y tengan buenos personajes.

    Hasta la próxima =)

    1. ¡Hola!

      Me alegro de que te guste el nuevo blog y gracias por toda tu ayuda con él.

      En cuanto a la serie, estoy de acuerdo contigo. Engancha y dan ganas de seguir viéndola. No obstante, surge como un prólogo de lo que está por venir.

      En relación a Trevor, por ahora es uno de mis personajes favoritos. Tengo ganas de ver cómo funciona junto a sus "aliados".

      Espero que mantengan la ambientación y sigan así en la siguiente temporada, que esperemos no tarde demasiado.

      Muchísimas gracias por tu comentario y por todo.

  3. La veré si la pasan por eso lugares informales de ciberespacio-
    Todo lo que contás me parece interesante. La iglesia como desencadenante de la ira del personaje. Me parece verosimil. Se entiende la ira, viendo el trailer.
    Y la animación me parece magnífica.

    Saludos.

    1. Prueba algún día Netflix. Es un buen servicio y el arte necesita siempre ayuda.

      En cuanto a la serie, seguramente te guste. Ya me comentarás. 😁

      Gracias por el comentario.

Deja un comentario