El manga Innocent de Shin’Ichi Sakamoto es una obra que mezcla Historia y drama. Fuente.

«Marie, todos los humanos tienen el derecho a vivir de forma imperfecta».

¿Quiénes hacen la Historia? ¿Los personajes históricos famosos o los ciudadanos de a pie? ¿Quiénes cambian el mundo? ¿Cuál es el precio de la revolución? ¿Cuál es el deber del verdugo? ¿Qué dice de una sociedad la pena de muerte? ¿Por qué requerimos de verdugos para impartir nuestra idea de justicia y luego les rechazamos como monstruos, como si fuésemos incapaces de mirarnos en un espejo y vernos a nosotros mismos? ¿Es un ejecutor el primero en ser condenado cuando no tiene libertad para decidir si continuar siendo un monstruo o dejar de serlo? Estas son preguntas en torno a las que gira un manga tan apasionante como Innocent de Shin’ichi Sakamoto.

Marie Josephine, la hermana de Charles Henri, y personaje revelación del manga. Fuente.

El reinado de la guillotina

Innocent y su continuación, Innocent Rouge, relatan la historia de Charles Henri Sanson, el verdugo de París antes y durante la Revolución Francesa. Cuando la serie comienza, el joven heredero de una familia de verdugos, Charles Henri Sanson, reniega de la pena de muerte, convirtiéndolo en la oveja negra de su estirpe, que lo ha logrado todo gracias a su inmisericorde trabajo.

Obligado por la enfermedad de su padre y por las órdenes de su abuela, Henri Sanson debe portar la espada del ejecutor… a la sombra de su hermana, la pequeña Marie Josephine, quien sí está dispuesta a convertirse en una diosa de la muerte. La familia Sanson serán los ejecutores de miles de personas, colmando el legado familiar de sangre. Alrededor de los hermanos Sanson, conocemos la Francia de los últimos días de María Antonieta y su rey Luis XVI, además del auge y la caída de la propia Revolución, con personajes siniestros como Robespierre, corrompido por su propio Gobierno del Terror.

Todos estos antihéroes se verán en medio de una telaraña de sucesos que los llevarán a uno de los momentos más oscuros de la Historia, pero también uno de los más espléndidos, cuando se pagó el precio de la libertad con la moneda que todos llevamos en nuestras venas: la sangre.

Innocent ha sido catalogado como un manga seinen, pero es, ante todo, un cómic histórico que mezcla la realidad con la visceralidad de una obra artística que no teme en modernizar el pasado para narrarnos el corazón de su obra. Hablamos de revolución, muerte, vida, sexo, revolución…, y sus temas siguen conmoviéndonos a través de sus páginas, como si fuese una historia que sucediese ahora, que sucediera siempre.

Y para ello, Sakamoto coge al lector y lo lleva consigo por un siniestro recorrido donde vemos las sombras y las luces de un mundo al borde de la muerte, aunque ¿no lo está siempre?

Vemos cómo personajes incorruptibles como Henri Sanson se entregan a la oscuridad, vemos cómo Marie siempre ha vivido entre tinieblas, contemplamos como la revolución lo fue solo para algunos (sin edulcorar con falsos ideales), asistimos al auge y caída de personajes que marcarán la Historia, transitamos los palacios y los callejones de la mugre, vemos cómo las ilusiones nacen y mueren a lo largo de sus páginas. Y es así cómo asistimos a una revolución, pero también al muerte de esta.

Innocent es una obra visceral, plagada de momentos oníricos y metáforas. Fuente.

Vida y muerte en París

El manga trata de temas que considero apasionantes: el rechazo a la pena de muerte, el repudio de los verdugos, la lucha por el poder, la sexualidad, la homosexualidad, la vida, el crimen, la desigualdad, la libertad, el deseo de la mujer de escapar de una sociedad machista, la revolución, la crueldad… Sakamoto explora cada uno de ellos sin conformarse con componer una historia más, busca siempre la originalidad a través de arriesgados juegos visuales que en la novela podríamos comparar con metáforas que nos entregan escenas únicas.

Pero Innocent no es solo una exploración de tramas, sino que posee personajes muy potentes, como Charles Henri Sanson, que es, aparentemente, nuestro protagonista, hasta que descubrimos que en realidad lo es Marie, su hermana, el gran personaje revelación de la historia. A su vez, personajes como María Antonieta y el rey quedan retratados a lo largo de sus páginas como seres que no malviven en el blanco y negro de otros retratos.

Si bien hablamos de una modernización de unos sucesos históricos, un tema que hemos podido ver recientemente con el fantástico musical Hamilton de Lin-Manuel Miranda, podríamos señalar influencias como la obra literaria El perfume de Patrick Süskind. No olvidemos tampoco películas que visionaron la muerte de personajes e imperios, como Barry Lyndon de Stanley Kubrick, Historia de una revolución de Rober Enrico y Richard T. Heffron, Saint-Just ou La force des choses de Pierre Cardinal, Danton de Andrzej Wajda o The Affair of the Necklace  de Charles Shyer.

Sobre la recopilación de hechos históricos, Sakamoto se basa en la obra El verdugo Sanson de Masakatsu Adachi y agrega diferentes investigaciones que siempre se ven suplidas por las necesidades dramáticas, pero eso no importa cuando se nos cuenta una buena historia. Quien desease algo “objetivo” puede irse a una enciclopedia (y mentirse pensando que existe la objetividad).

Un joven soldado recién llegado y que hace lo que le da la gana… así es como vemos por primera vez a Napoleón. Fuente.

La visión del fin

Uno de los puntos más interesantes de Innocent es cómo utiliza diferentes metáforas visuales a lo largo de toda la serie. Sakamoto no se alimenta de los convencionalismos, sino que es capaz de experimentar: ve las ejecuciones como bailes, las condenas como muertos que divagan por un mundo decadente, a Maria Antonieta escribiendo en aplicaciones de mensajería instantáneas… Es lo que pretendió Sophia Coppola en su biopic de la reina, pero Sakamoto aprovecha para llevar todo a la hipérbole, a la sangre que caracterizó esta época donde se dibujó el futuro.

Aunque suene mordaz, también podemos comentar todo lo que se aprende de Historia en sus páginas. Sí, sabemos que Robespierre y compañía no eran fashion victims como en el cómic, pero sí que conocemos hechos como la toma de la Bastilla, el gobierno del Terror o la trama del collar de María Antonieta, descubriendo también a personajes históricos oscuros (por ejemplo, Chevalier D’Éon, ese espía que jamás se supo si era hombre o mujer y que nos obliga a revisar en enciclopedias si es real o Sakomoto se lo ha sacado de la manga). Innocent es un retrato único de un tiempo convulso.

Por supuesto, Innocet no es una obra para todos los públicos. Más allá de la sangre o el sexo, es una obra que guarda cierta complejidad en su uso de las metáforas y su tono no es apto para todos. Aquellos que quieran dejarse llevar y entregarse a una obra que siempre golpea con fuerza, disfrutarán de ella. Los que quieren encontrarse con un manga simplista o un manga meramente histórico, más les vale ir a buscar otra obra.

Los personajes de Innocent son tan viscerales como su propia historia. Fuente.

Dibujando la muerte

Sobre el apartado del dibujo, me parece muy interesante ver el documental disponible en YouTube sobre el trabajo de Shin’ichi Sakamoto y su equipo, ya que nos permite ver que no es un trabajo solitario y que tampoco se ha resignado a continuar con la tradicional forma de creación del manga que viésemos retratada en obras como Bakuman: Sakamoto y su equipo utilizan herramientas digitales a la hora de crear sus obras y conciben un acabado muy interesante.

En el dibujo Samu Ishizuka, Ryô Watanabe, Takashi Yamaguchi y Yûka Miyashita conforman parte del equipo que ayuda al sensei Sakamoto, mientras se agrega la composición de página de Rika Tanaka y la importancia del diseño de Mitsuru Kobayashi y Aki Kudô, quienes agregan un gran ritmo a cada uno de sus tomos.

Sobre la documentación histórica, contamos con Ryûta Nagata, Akinori Kuruma y Rika Ono, quienes componen un relato creíble de una Francia a punto de caer, todo ello con una sensibilidad que mezcla lo europeo y lo japonés de un modo único.

Podemos jugar a lo largo de la historia a buscar las influencias históricas, comparar cómo Sakamoto convierte a personajes históricos que han llegado a través de nosotros por cuadros en una especie de modelos alternativos, de punkies y seres que pueblan esta extraña Francia (pero acaso, ¿son esas pinturas sobre Danton, Robespierre y compañía ciertas?).

El juego con la Historia como un conjunto de mentiras que decidimos crecer, como bien defendía el final de la magnífica From Hell de Alan Moore y Eddie Campbell, queda patente con el largo recorrido de esta serie. He leído críticas hacia cierta “artificialidad”, pero sigo considerándolo uno de los mangas con el dibujo más espléndido y elegante, donde el horror vacui lejos de ser un defecto, trata sobre el gran tema secreto de la obra: la búsqueda de la belleza, tanto en la vida como en la muerte.

Conclusiones

En cuanto a su historia editorial, la serie principal se compone de nueve tomos que son continuados por los doce de su secuela, Innocent Rouge. Fueron publicados originalmente por la revista Weekly Young Jump, cosechando una gran fama, antes de su salto a la Grand Jump. En España, han sido editados en tomos por Milky Way Ediciones.

Ahora que Innocent e Innocent Rouge han concluido, tendremos que estar atentos a las futuras obras de Sakamoto y su equipo. En Japón, ya ha empezado a publicarse su propia versión de Drácula de Bram Stoker, una novela magnífica que se me antoja perfecta para la visión que el mangaka tiene sobre la ficción, la oscuridad y los monstruos. Al fin y al cabo, aunque de un modo retorcido, Drácula buscaba lo mismo que Sakamoto en Innocent: la búsqueda de la belleza y el poder en medio de la muerte y la decadencia.

¿Quién vive, quién muere, quién cuenta la Historia?, cantaban en el musical Hamilton y esta pregunta se repite en la conclusión de Innocent. La guillotina ha caído por última vez. El sueño ha muerto. La sangre gotea en el cadalso. Queda mirar atrás y pensar en Innocent de Sakamoto y en cómo nos contó la vida de los Sanson, la muerte de la vieja Francia, los deseos que se convirtieron en pesadillas y la decadencia y el esplendor que rodearon el nacimiento del mundo moderno, nacido en la sangre y el llanto, para descubrir que, al final, morirá del mismo modo: entre sangre y llanto. Todo lo demás es Historia.

Innocent y su secuela, Innocent Rouge, narran la historia de Charles Henri Sanson, verdugo de la Francia monárquica y revolucionaria. Fuente.
Calificación:
Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario