Fuente.

«The human  whose name is written in this note shall die»

Death Note es uno de los shōnen manga más conocidos de los últimos años y una de sus propuestas más llamativas tanto para los veteranos como para aquellos que deciden internarse por primera vez entre sus páginas y viñetas. Nos cuenta una historia que, pese a su fama, vale la pena recordar: el shinigami, el dios de la muerte, Ryuk, arroja su cuaderno de muerte al mundo de los humanos para entretenerse. El death note llega a las manos de un adolescente, Light, que lee las normas de dicho artilugio y descubre que puede matar con solo escribir el nombre y pensar en el rostro de la persona que quiere ejecutar. Ante dicho poder, Light se convierte en Kira, un vigilante que se propone instaurar un mundo nuevo, donde nadie obre mal al temer ser asesinados como los delincuentes a los que destruye el cuaderno. Sin embargo, la policía y el misterioso detective L se proponen detener a Kira y resolver este caso, dando inicio a una carrera contrarreloj y un duelo de inteligencia y astucia titánico.

El shinigami Ryuk, uno de los personajes más fascinantes de la obra. Fuente.

Contra el aburrimiento

Death Note toma todos los elementos de la mitología japonesa de los dioses de la muerte, los readapta, y habla sobre cada uno de nosotros y lo que significa el poder y la muerte, la manipulación y los secretos, las consecuencias y la degeneración. ¿Qué harías tú con un don semejante?

En su primer volumen se presentan muchos de los rasgos más importantes de esta serie que cobró una fama mundial. A menudo, encontramos a personajes hablando y discutiendo, lo que para algunos como el escritor Patrick Rothfuss no es contar una historia (véase su crítica en Goodreads), pero funciona debido al carisma, el mecanismo de adicción que presenta y la fuerza con la que avanza esta historia incluso cuando sorprende yendo más allá del previsible final y eso lo vemos en el primer tomo: Aburrimiento, que, por supuesto, va contra el propio título y es sumamente entretenido.

Ryuk sobre el mundo de los shinigami: «Cada día es como una fotocopia del anterior… Qué aburrimiento…».

Confluencia

En su segundo tomo, Confluencia, creo que es donde comenzamos a ver hasta dónde puede llegar el enfrentamiento de L y Kira, además de sus consecuencias para el resto de los mortales.

Por un lado, L debe mostrar su rostro a un reducido cuerpo de policía que persigue a Kira, aunque suponga su muerte, y con el padre de Light, Soichiro Yagami, como cabecilla (otros de los policías como Aizaka o Matsuda, o el mayordomo Watari se convertirán en grandes secundarios a lo largo de la serie).

Por otro lado, está Light librándose del agente del FBI encubierto Raye Penber y la pareja de este, conduciendo la trama a una de las conclusiones más oscuras, poéticas y dramáticas de la serie; si alguien pensaba que Light era un justiciero, es en el destino de estos personajes donde se dibuja cómo es realmente Kira y lo que supone con el poder de Ryuk. La partida comienza a retorcerse, pero es donde, sin duda, se inicia en realidad.

Una intensa carrera

En su tercer tomo, Una intensa carrera, se inicia el auténtico duele entre Kira y L cuando ambos acaban encontrándose el uno con el otro. L se hace pasar por un estudiante de la universidad a la que accede Light. Ambos lograrán la máxima nota de la prueba de acceso y L no dudará en decirle a Light que sospecha que es Kira.

Es el pistoletazo de salida para una batalla mental entre ambos por saber quién es quién y cómo van a actuar a continuación, hecho que se zanja cuando L propone a Light que se una a la investigación para hallar a Kira.

En este volumen llegamos a uno de los grandes momentos, no solo por la triste noticia del infarto de Soichiro Yagami (¿pudo ser Kira? No, pero la suerte se alía con Light) sino también por las cintas que llegan a la televisión y donde Kira promete una nueva hegemonía. Sin embargo, el auténtico Kira no es el que ha enviado las cintas. Hay otro, uno que se esconde bajo la sonrisa de una lolita gótica y con una shinigami conocida como Rem… Y así llega la conclusión, con un «sigue leyendo» más que obligatorio.

Afecto

En el cuarto tomo, Afecto, por fin conocemos al controvertido personaje de la modelo gótica Misa Amane. En el manga muchas veces da la sensación de no ser muy inteligente o ser excesivamente egoísta y superficial, pero en varios puntos demuestra que solo está enseñando una falsa imagen de sí misma y no duda en jugar con los personajes centrales e incluso con su shinigami Rem.

En este volumen, en un par de páginas, está una de las mejores historias cortas de Death Note y es cuando Rem revela cómo puede llegar a morir un shinigami. El Segundo Kira pone en peligro al auténtico y hace que haya una sucesión de escenas donde nos preguntamos si pillarán a Light, que no duda en utilizar a cualquiera como parte de su plan. Por último, la resolución por la que opta Light y la detención de Misa conduce a uno de los momentos más oscuros del manga…

En blanco

En el quinto tomo, En blanco, Light y Misa han renunciado a los cuadernos de muerte, aunque siguen siendo sospechosos. Uno de los grandes momentos es cuando se detiene también a Light y su padre, Soichiro Yagami, decide que él será el que ejecute a su hijo.

Light y Misa no guardan ningún recuerdo de lo ocurrido y pasan a parecer auténticamente inocentes, pero L y su grupo no dejan de dudar sobre ellos, incluso cuando parece que cualquier nueva prueba sobre quién es Kira ya no apunta a la pareja, sino a una importante empresa que está dedicándose a liquidar a sus competidores.

En este punto, la policía comienza a recibir presiones de Kira para que deje de investigar, Light se convierte en un investigador más de la causa y descubrimos los tejemanejes de algunas empresas que buscan el poder; además, Matsuda protagoniza varios de los grandes momentos por su torpeza. Light, antes de perder sus recuerdos, no duda en optar por una organización casi criminal, mientras que L también debe contratar a un estafador y una ladrona para infiltrarse en la macrocorporación y descubrir el misterio.

Puede que esta parte de la empresa, con sus constantes explicaciones en las reuniones, llegue a alcanzar ese grado de retorcimiento que «sufre» toda la serie a partir de este punto.

Misa Amane, otro personaje a reivindicar en el manga. Fuente.

Intercambio

El sexto tomo, Intercambio, puede que sea uno de los más débiles debido no a que todos los personajes se pasan hablando y hablando páginas y páginas, descubriendo lo que se supone que debería ser difícil de descubrir y haya poca acción. Lo es porque la parte de la Yotsuba siempre me ha parecido un tránsito hacia lo que está por venir. Por suerte, después de un inicio lento, el final es frenético con ese falso Kira intentando escapar de las autoridades.

Cero

¿Recordáis cuando en Psicosis el director Alfred Hitchcock se cargó a la protagonista a la mitad (más o menos) de la película? Algo similar ocurre con el séptimo tomo, Cero, uno de los más recordados por los seguidores debido a cómo concluye muchas de las líneas argumentales que arrancaron desde el primer número y abre camino a nuevos personajes como Near y Mello, los nuevos «detectives» de caracteres contrapuestos que se han propuesto descubrir quién es Kira en un mundo donde el poder de este asesino de masas se ha recrudecido.

Opino que la decisión tomada por los creadores del manga, pese a que es polémica, posee un impacto argumental brutal al quitar de en medio a uno de los personajes más queridos por los fans y encajar perfectamente el plan retorcido de Light.

De la misma forma, concluye con un nuevo cliffhanger que pondrá a Light en problemas, porque si bien Near es un detective que sigue el legado de L, Mello es todo lo contrario y opta por métodos todavía más oscuros para lograr sus objetivos.

Objetivo

En el octavo volumen, Objetivo, presenciamos el inicio del conflicto entre Kira y los dos nuevos investigadores: el caos personificado que es Mello y el inteligente Near, que representan dos caras de la misma moneda que suponía L. Sus tácticas y sus decisiones llevarán a Light, convertido en el nuevo L, a una terrible encrucijada. Este compendio incluye secuestros de aviones, nuevas organizaciones, chantaje al presidente de los Estados Unidos

Una guerra sin cuartal cuyo precio es conseguir la cabeza de Kira, pero ¿se dejará atrapar este tan fácilmente? Es hora de volver al juego y dos peligrosos participantes han empezado su partida…

L, el detective de Death Note. Fuente.

Contacto

Contacto es el título del noveno volumen y define varios encuentros que marcan el devenir de la historia. Esta es, sin duda alguna, una de las partes con más acción de toda la colección. Desde la entrada de la policía en la guarida de Mello hasta la muerte de uno de los personajes más queridos, este número avanza con auténtica rapidez. La decisión de Near de contar con alguien que nadie imagina para descubrir quién es el nuevo L y quién es Kira hará que los sucesos vayan en contra de Light por primera vez. Ryuk lo disfruta, por supuesto.

Eliminado

Con Eliminado, el décimo tomo de la serie, nos aproximamos al desenlace de la historia y al nacimiento de otro nuevo seguidor de Kira que compartirá la carga de su poder y llevará a Light hasta límites inesperados. Light se ha caracterizado por una visión inflexible del mundo, pero su nuevo acólito tiene ideas propias bastante oscuras como eliminar incluso a los holgazanes.

En medio de todo ello, los investigadores de Kira, salvo Matsuda, empiezan a sospechar de Light y deciden apoyar a Near, que permite a Mello colaborar en la caza de este nuevo dios. En esta parte queda claro que el mundo ha cambiado. Los portavoces de Kira se suceden, los gobiernes se doblegan ante su poder y si Light juega bien sus cartas podría lograr su victoria.

Almas gemelas

El penúltimo tomo de la serie se titula Almas gemelas y profundiza en el plan de Light al encontrar a dos personas que pueden servir para realizar las purgas de Kira, mientras se enfrenta a Near y finge ser el nuevo L. Las tramas se van cerrando y, aunque se pierde varias veces en las explicaciones, se nota la sensación de que la historia se acerca a su fin y ya no da más. Near ha logrado poner contra las cuerdas a Light y este ya no parece que pueda escapar de la trampa de su enemigo… ¿O sí?

Final

El último volumen es Final. Después del largo camino recorrido, queremos saber cómo concluye la historia. Ha sido extenuante, rebuscado, colmado de intriga y siempre valorando todas las posibles estrategias. ¿Vencerá Light y convertirá a Kira en el nuevo dios? ¿Triunfará Near y hará justicia, vengando a L?

Es más complicado que todo ello. Que nadie espere acción a raudales, aunque sí algunos momentos llenos de tensión como el secuestro de la voz de Kira y la posterior ejecución de ciertos personajes. Hay mucho diálogo, mucha explicación, mucho momento rebuscado…

Es como una celebración de todo lo que ha sido Death Note hasta el momento. En todo los momentos, los creadores juegan con las posibilidades y se revelan los planes tanto de Near como de Kira, llegando a una conclusión para muchos previsibles, para otros decepcionantes y para algunos aquella a la que estaba condenada la historia.

El epílogo bien sirve para sembrar ciertas dudas como si Near era realmente ese chaval cándido que hemos visto a lo largo de la serie o si Kira no habrá triunfado aunque ya no esté. Mi pensamiento (mío, solo mío, como el Tesoro de Gollum) es que, a veces, más vale que triunfe el protagonista por «malvado» que sea; pensé lo mismo al ver Breaking Bad y lo volví a pensar aquí.

Epílogo: historias cortas

En 2021, ha llegado a España (en edición corriente y en Black Edition, a través de Norma Editorial) el tomo titulado Historias cortas, que recoge C Kira, aKira, Death Note: Tiras cómicas, L-One Day, L-The Wammy’s House y Tarô Kagami.

Lo mejor de este volumen ha sido volver a recuperar el mundo del manga a través de los creadores originales. Takeshi Obata realiza un dibujo magnífico donde se percibe su evolución en los últimos años, aunque sin desentonar con lo que ya habíamos visto previamente.

Mientras, Tsugumi Ohba demuestra que, todavía, tiene algunas historias que contar sobre Death Note (aunque también deje claro que vuelve a realizar alguna trama sacada de la manga, que puede llegar a molestar al lector que no le pase ni una al guionista).

Repasando este volumen, C Kira trata sobre un portador del cuaderno de muerte que decide arrebatarle la vida a aquellos que desean morir, teniendo algunos momentos bastante impactantes y recuperando a personajes de la serie original (por supuesto, ahí está Ryuk perdiendo cuadernos…).

Continuando la estela de este relato, tenemos aKira, que parte de la idea de un nuevo portador del cuaderno, que decide ponerlo en subasta y librarse así de cualquier tipo de consecuencia; me parece interesante que Estados Unidos (con Trump) se meta en todo esto, pero pienso que la trama política y la idea se pierden cuando Ohba decide que los shinigamis se inventen las reglas sobre la marcha.

En cuanto a las tiras cómicas… imagino que a alguien le harán gracia, igual que L-One Day, que me ha dicho bastante poco. Algo más me dice The Wammy’s House, aunque vuelve a tener cierto tono que no me termina de gustar.

Y, por último, hay una aventura menos imaginativa (Tarô Kagami), que me parece más convencional, pero que toma elementos descartados de la serie original, como una goma capaz de borrar los nombres del cuaderno y hacer que las víctimas resuciten. Dicha historia sirvió como episodio piloto de lo que se acabaría convirtiendo Death Note más tarde y me parece, irónicamente, la más interesante del volumen.

Aunque no transforme la percepción de obra original, las historias cortas de Death Note sí sirven para reencontrarnos con unos conceptos y unos personajes que nos fascinaron gracias a la labor artística de Ohba y Obata, y a personajes como Ryuk y los portadores del cuaderno de muerte.

Portada de la edición normal de las Historias cortas de Death Note. Aunque no nos cambien la vida, sí que son entretenidas. Fuente.

 

Balance final del caso

Gran parte del fenómeno de Death Note se debe al guionista Tsuhumi Ohba, que nos presentó uno de los mangas más interesantes de la primera década del siglo XXI, gracias a formularse la pregunta de qué haría alguien si tuviese el poder de matar a través de un cuaderno y decidiese concebir un nuevo mundo, como si fuese un dios.

No todo es perfecto. Muchas veces, Death Note peca de explicar demasiado y convertir sus capítulos en un «Light va a hacer esto, acto seguido L o Near lo suponen y Light vuelve a pensar y…», resultando que llega a abrumar con tantas explicaciones sobre explicaciones y a algunos les aburre. El problema de algunos lectores es no saber de dónde viene esta obra, a qué público está dirigido y que la lógica no es ese gran punto a cumplir, cien por cien adecuado e inviolable. Es más, la exageración, lo rocambolesco y lo alocado está ahí desde el principio. Eso sí, la suspensión de la credibilidad se tambalea, pero esta ahí. Por mucho que se explique el retorcido juego de Kira y L, hay que ver algo claro y es que es posible encontrar agujeros argumentales, como en casi todas las historias. No por ello es menos disfrutable.

Pese a que existan algunos momentos en que el duelo de L y Light es tan exagerado, gracias a unas mentes por encima de la media (muy por encima, para ser sinceros) y dé la impresión de que son conscientes de lo que no deberían, Death Note es una obra que engancha al lector y que le lleva no solo a hacerse preguntas, sino también a disfrutar de una obra de misterio, un thriller que fascina a los diversos lectores que se han acercado a sus páginas. Como curiosidad, en la biografía del autor se cuenta que escribe en cuclillas como el personaje de L resuelve sus casos. La identidad del autor, por cierto, es desconocida.

Hace poco hablaba con un amigo sobre Light y me decía que le caía mal. Bien, el manga nunca pretende que te caiga bien. Es más, es loable que sus creadores hayan concebido a un psicópata con el que no se puede empatizar en ningún momento. Él hace lo que hace por aburrimiento, justifica sus actos con sus visiones de un nuevo mundo mejor, pero actúa llevado por la venganza y sentir que su orgullo ha sido herido. No llora, no muestra humanidad, utiliza a los demás… Light es un monstruo.

Creo que también tendríamos que hablar de cómo el papel de la mujer en el cómic queda muchas veces a merced de los hombres que lo protagonizan, como es el caso de la madre y la hermana de Light, su novia o Misa Amane. El personaje femenino más fuerte (y trágico) es Rem, la shinigami. La historia es así, no hay necesidad de cambiarla por la búsqueda de la aceptación, pero sería interesante investigar y profundizar en este punto de vista del trato de la mujer en el manga.

L y Light, el duelo de detectives del siglo. Fuente.

Por su parte, el dibujante Takeshi Obata es un autor con un buen trazo y que consigue que toda la historia signifique algo también visualmente, incluso cuando son dos personajes hablando. No tira por el truco fácil de emplear la misma viñeta cambiando el enfoque, como hacen otros conocidos «artistas». El diseño de los personajes o el cambio de escenarios, entre el mundo humano y el mundo de los shinigami logra un par de apuntes sumamente interesantes a lo largo del primer tomo. Obata también trabajaría con Ohba en Bakuman, serie que sigue las andanzas de dos jóvenes mangakas.

Por supuesto, dada su fama y potencial, Death Note ha sido adaptada al cine en Japón en tres ocasiones, con dos películas que tomaban la obra original y una tercera que servía de secuela sin tener que adaptar directamente la obra original. Hay otra adaptación, en formato de anime, de la que os hablé en su momento. En Estados Unidos, después de años de rumores, ha sido llevada a la pantalla en la plataforma Netflix, aunque tomando visibles licencias sobre el material original.

Sea como sea, funcionen o no las obras basadas en la original, nunca está de más adentrarse en el desafío de Kira y L en un mundo lleno de sombras, muerte y misterios. El primer tomo de la serie es una buena bienvenida a este mundo y a esta serie que nos hizo preguntarnos hasta qué punto la justicia dista de la venganza y cómo el poder absoluto nos corrompe absolutamente.

Publicado originalmente el 20 de noviembre de 2017. Actualizado en diciembre de 2021 para incluir la reseña del tomo de historias cortas.

Light sobre el mundo humano: Este mundo está podrido.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

6 comentarios sobre “Crítica del manga: Death Note

  1. Es curioso, el primer Shinigami que yo conocí fue Rukia. �� Death Note llegó mucho después.

    1. "Bleach", ¿no? 🙂 El manga empezó en 2001, "Death Note" en 2003. Allá por 2007, cuando supe de ambas, eran muy populares. En mi caso, Ryuk, pero "Bleach" era el ejemplo que usaban en los extras para explicar qué era un Shinigami. También está "Soul Eater".

  2. Y que han desgraciado vilmente con la adaptación a carne y hueso pic.twitter.com/YqjT2j6UeQ

    1. ¿Qué adaptación? ¿Eso existe? Creo que la he borrado de mi mente… 😆http://elantrodelosvampirosyotrosmonstruos.blogspot.com.es/2017/08/death-note-2017-terrible-desproposito.html

  3. Una obra atemporal. Hace poco la vi de nuevo y es una serie apta para jóvenes y no tan jóvenes.

    1. Completamente de acuerdo. 😊 De mis animes y mangas favoritas hasta la fecha. ¡Gracias!

Deja un comentario