Tiempo de lectura: 4 minutos
Una de las ilustraciones de Josh Kirby para la edición ilustrada de Fausto Eric de Terry Pratchett. Fuente.

«El infierno, tal como se ha sugerido, son los demás. Esto siempre ha resultado sorprendente para muchos demonios en activo, que siempre habían creído que el infierno era clavarle cosas afiladas a la gente, empujarlos a lagos de sangre y esas cosas».

El verano pasado volví a Mundodisco tras un par de años apartado de la gran creación de Terry Pratchett y puedo volver a decir que tenemos la gran suerte de que haya existido, escrito y legado una obra tan magnífica.

Si Pratchett no hubiera existido, tendríamos que inventarlo, como suele decirse (sobre todo, cuando eres Victor Frankenstein).

¿Fausto?

La novela que elegí (y que me dejó tan buen sabor de boca que me he puesto meses después a escribir sobre ella) fue Fausto Eric, que puede ser una de las obras menos conocidas de Pratchett, pero para mí también es una de las mejores.

Qué grande era (y es) Pratchett. Alrededor de sus ciento cincuenta y tres páginas no podía dejar de pensar, leer y reírme con cada uno de los párrafos. ¡Es brillante!

Ninguna de sus líneas deja indiferente al lector. Los diálogos y descripciones siguen siendo inigualables. Frases como «La medianoche se cayó del reloj» o «Tenía un techo encima: si era el suelo, estaba en apuros» colman cada página del estilo único del escritor inglés.

Terry-Pratchett-Eric
Portada de Eric (Fausto), ilustrada. A la venta en la web de Mundodisco. Fuente.

¡Eric!

Cuando alguien me dice que todo se ha escrito, me rio porque pienso que Pratchett demostraba que podía contar las cosas de un modo único y eso siempre es inspirador: todos tenemos nuestra propia voz y no deberíamos aceptar el agotamiento al que nos intentan someter otros.

Eric, como habréis imaginado por su título tachado, es una referencia a Fausto de Goethe. Aquí tenemos a un joven (Eric, de ahí el nombre de la obra) que desea convocar un demonio que le conceda tres deseos (suele pasar).

Por desgracia, a quien convoca es al pobre Rincewind, el mago más torpe de todo Mundodisco, que, por un motivo u otro, ha acabado siendo confundido por un ser del averno. Por supuesto, Eric le pedirá tres deseos y el hechicero intentará…, bueno, sacarse de encima a este chaval (porque es un pesado). No será fácil (claro que no, de lo contrario nos quedamos sin novela).

Portada de otra de las ediciones de Eric. Fuente.

Fantasía y parodia

Como en la mayoría de las obras de Pratchett, existe la novela de por sí (una historia sobre cómo Rincewind sortea varios hechos históricos, mientras el joven demonólogo se da cuenta de que la vida es un asco) y también hay otra dimensión que hace referencia a su carácter literario. No solo tenemos a Fausto, sino también homenajes a La Ilíada y La Divina Comedia. ¿Hace falta leer la obra de Homero o Dante? No, pero se disfruta doblemente bajo la escritura de la aguda pluma de Pratchett.

Eric no sacrifica la ironía, el sarcasmo ni la parodia. Pratchett no solo entretiene con una novela que más que leerse, se bebe, sino que también satiriza sobre todo lo que nos rodea. Se burla de las religiones con dioses caníbales (y sin ellos), se ríe de la mujer que hizo zarpar tantos barcos por ella (no es Helena de Troya, pero casi) y vislumbra el infierno como un averno lleno de burocracia y papeleo (básicamente, como la vida).

Como en la famosa fábula japonesa, pronto comprendemos que los deseos egoístas no traen ninguna felicidad y eso conduce a Eric y Rincewind hasta un final donde deben aceptar su destino dentro de un Mundodisco que, como siempre, desborda ironía, pero también magia. Puede que no sea la mejor novela de Pratchett, pero es una de esas historias que si te llegan en el momento oportuno, pueden recomponer tu vida.

En un mundo tan gris como el nuestro, la luz fantástica de Mundodisco nos redescubre el color de la magia, pero también la sátira de lo contradictorio del ser humano. Es un deseo, aunque no mefistofélico, que Pratchett cumplió y al que siempre deberíamos volver.

Portada de Eric de Terry Pratchett. Fuente.

  • Editorial:
    DEBOLSILLO
  • Idioma:
    CASTELLANO
  • Encuadernación:
    Tapa blanda
  • ISBN:
    9788483460085
  • Año
    de edición: 2020
  • Traductor:
    JAVIER CALVO PERALES
  • Fecha
    de lanzamiento: 01/10/2020
  • Sinopsis:
    Eric es el aspirante a demonólogo del Mundodisco. Lástima que no se le de muy
    bien. Todo lo que pide es que se le concedan… Todo
    lo que pide es que se le concedan tres deseos: el dominio sobre todos los
    reinos del mundo, la mujer más bella que haya existido jamás y vivir por toda
    la eternidad. Vamos, lo de siempre. Solo tendría que chasquear los dedos… Si
    hubiera invocado al ser adecuado. Los
    seguidores de Terry Pratchett llevaban años esperando este libro. Llega Eric,
    una divertida parodia de clásicos como Fausto, la Ilíada y La divina comedia.
    Una irónica visión de lo que puede ocurrir cuando se intenta gestionar el
    Infierno (una empresa como otra cualquiera, ¿o no?) de una manera eficiente.
Calificación:

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario