Voces en la oscuridad 1 es un montón de pequeñas grandes historias del maestro del terror nipón. Fuente.

Otro tomo más que me leo de las historias de terror de Junji Ito y otro tomo más que no me decepciona y me da ganas de continuar leyendo al Lovecraft nipón, y eso que llevo una racha que si no estoy soñando más con monstruos y demonios es porque apenas duermo por su culpa.

Voces en la oscuridad 1 es el inicio de una antología publicada en 2003 (más tarde, en España), donde Ito vuelve a profundizar en nuestros miedos. Como ya he dicho más de una vez, lo bueno de su autor es que no se queda solo en lo extravagante o lo bizarro, sino que busca profundizar en el origen de la monstruosidad y el miedo. Este volumen se compone de:

-«Las tinieblas chupasangre» mezcla un problema real como es la anorexia en la adolescencia con el vampirismo y creo que esta idea podría haber dado para un cómic bastante interesante si lo hubiese expandido, pero Ito prefiere quedarse solo en el relato.

-«Los fantasmas del prime time» es una de las historias más populares y raras de este volumen, donde un dúo de cómicas llamadas «Potaje al atardecer» (oiga, cada uno se pone el nombre artístico que le apetece) logran que todo el mundo se ría, aunque sus chistes sean pésimos. ¿Por qué? La respuesta es que, aparte de que la gente es idiota, Ito quería hacer su propio chiste en formato de manga.

-«El estruendo» es un relato sobre un joven que busca su origen, mientras practica senderismo con su amigo y se cruzan con una riada fantasma. ¿Qué conecta ambas tramas? Lo veremos a lo largo de las viñetas.

Junji Ito y su genial capacidad para generar buen rollo al lector. Fuente.

-«El misterio de la casa encantada» es una de mis favoritas, porque retoma a algunos personajes clásicos de Ito (no diré más para no hacer un destripe), bajo la premisa de unos misteriosos artistas que llegan a la ciudad dispuestos a aterrar en su casa encantada a todo aquel que entre. Dos niños se proponen descubrir el misterio. Te deja… clavado.

Lejos de juegos de palabras, tenemos un obra que va sobre malos tratos llamada «Glicérido» y que seguramente sea la favorita de los más impresionables. Si bien para mí es una de las más desagradables, prefiero quedarme con el intento de huida de una niña que no quiere ser como el resto de su pútrida familia.


-«Los enraizados» me ha encantado y fácilmente podría ser una de mis historias favoritas de Ito. La trama es sencilla: gente que se queda parada en un sitio, con unas poses que recuerdan a árboles o… a crucificados. ¿Qué secreto se oculta tras este misterio? Siga leyendo. Lo mejor no es tanto la revelación, sino las espeluznantes escenas que dibuja Ito a lo largo de este número. No es simplemente el susto, es lo que viene a continuación, bajo esas imágenes de devastación a las que solo les falta el «Exit Music (For a film)» de Radiohead.

-«La llamada del condenado» trata sobre la culpa, el miedo y el perdón bajo la figura de espectros y fantasmas. Dos hermanos han perdido a toda su familia por culpa de unos asesinos. Uno de ellos va a ser ejecutado por la justicia, pero su espíritu se aparece cada noche a los hermanos para pedir perdón. ¿Hasta qué punto podemos perdonar? ¿Cuál es el precio de decir lo siento? ¿Podemos llegar a aceptar la partida de nuestros seres queridos? Algunos la ven como una historia partidaria de la pena de muerte, para otros es una de las obras de Ito más abiertas a nuevas lecturas.

El volumen concluye con un breve epílogo donde Ito habla sobre su trabajo y concluye con cómo intenta siempre escribir sobre miedos que logren tocar al lector. Como siempre, sus mejores historias son aquellas que resultan más humanas, las que tocan temas más cercanos al lector, y superan la mera búsqueda de escandalizar al respetable. Ahí es donde Ito demuestra su magia.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario