Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Un nuevo y extraño grupo que sustituye a Los Cuatro Fantásticos y la Future Fundation (o Fundación Futuro). Fuente.

«Lucharemos contra Muerte en todos
los frentes. Físico. Mental. Emocional. Moral. Privaremos a Muerte de sus
defensas una a una. Privaremos a Muerte de sus ejércitos, de sus alidos, de sus
rehenes, de sus magias, de sus ciencias, de su poder, hasta que solo Victor Von
Muerte, el hombre, quede ante nosotros y es entonces cuando la lucha empiezade verdad.
Mi lucha
»

Matt
Fraction
tiene el dudoso honor de ser un guionista que siempre es superado por
sus dibujantes en sus obras más conocidas. En Puño de Hierro (junto a Ed
Brubaker
) y en Ojo de Halcón, era David Aja el que marcaba la diferencia. En FF,
es Mike Allred (y su esposa, la colorista Laura Allred) quienes hacen que la
obra realmente valga la pena. Y es que, aunque Fraction suele incluir algunas
ideas curiosas y nunca aburre, está claro que se queda atrás: el panorama gráfico de sus obras supera los
momentos más anodinos o las tramas más simplistas.

Scott Lang intenta superar la muerte de su hija en la etapa de Fraction y Allred en FF. Fuente.

Imaginación al poder

Puede que
fuera por la época en la que se público, dentro del Marvel Now! y por el
dibujante, pero FF recuerda poderosamente al Silver Surfer de Dan Slott y el
matrimonio Allred. Aparte de que nace de la serie de Los Cuatro Fantásticos y Silver
Surfer
salió de ahí, en este caso vemos que Fraction también busca llo que buscaba Slott: la locura, la
originalidad, la creatividad, el humor ligero, las tramas rocambolescas, el
aire de aventura de los cómics de los sesenta… El problema es que mientras que
Dan Slott demostraba su talento sabiendo qué tecla tocar y sacando lo mejor de
Allred (no olvidemos su “episodio infinito”), Fraction se conforma con una
etapa entretenida en la que el Universo Marvel recurre a una familia de
antihéroes para enfrentarse a diversas e insólitas amenazas.

FF
arranca cuando los Cuatro Fantásticos deciden marcharse durante un par de
segundos (que se harán eternos) en busca de una cura. Reed Richards forma un grupo suplente para
evitar posibles problemas en la Tierra (Mr. Fantástico ya se conoce bien el percal…). Para
ello, piensa en Scott Lang, el Hombre Hormiga, cuya hija, Cassie, ha sido asesinada
por el Doctor Muerte, hecho por el que todavía se culpa. Los otros que se suman
al grupo son Hulka, la prima de Hulk, Medusa de los Inhumanos y Darla, una estrella
del pop. Ellos deben cuidar de la familia que ha formado la Fundación Futuro y
vimos en la etapa de Jonathan Hickman a cargo de la primera familia. Como compañeros, tenemos
desde el Hombre Dragón hasta el clon malvado Bentley (pequeño aprendiz de supervillano, como su «padre», el Brujo), pasando por topoides,
seres de otros mundos, el hijo de Medusa y un sinfín de personajes que nos van ganando
por su humor y rareza (como Luna o el hijo del Hombre Imposible). Sin embargo, los Cuatro Fantásticos no regresan como
tenían previsto (oh, sorpresa) y solo aparece un John Storm, un Antorcha Humana, que
aparentemente viene del futuro y que les pide una cosa: matar a Victor Von Doom.

Si una
virtud tiene FF es que es una obra ligera y entretenida, con toques surrealistas y cartoon, y  algunas ideas
interesantes, además de un apartado gráfico resultón, donde se rescatan los problemas
familiares, el humor y las aventuras superheroicas más ligeras. Todo ello, en
medio de ese mar de cómics oscuros y pretenciosos, es un triunfo, aunque no uno
absoluto, ya que depende demasiado de otras series para entender algunas cuestiones que ocurren y no siempre logra ser tan «inteligente» como finge ser cuando va en pos de lo imaginativo de su trama
(no todo el mundo puede ser Jack B. Quick en Tomorrow Stories).

La locura es parte de esta etapa, pero no se desarrolla como debería. Fuente.

Divertimento

Pienso
que gran parte del problema con Fraction es que su deuda con la locura y la
originalidad es impostada, que no hay nada natural en ella, que todo suena ha
sacado de otras fuentes y que él mismo no sabe desarrollar esa espectacularidad como lo hacen otros autores que SÍ lo sienten.
Aunque Dan Slott tomó mucho de Doctor Who para su
etapa en Silver Surfer, sí se notaba cierta naturalidad en su forma de
desarrollar las ideas; en cambio, Fraction se conforma con hacer lo que puede y
hacer «sacadas de la manga» justificándose en lo chiflado que es todo. Cuando abandona la serie y es sustituido por Lee Allred, hermano del dibujo, no obtenemos sino algunos momentos divertidos y una conclusión precipitada. Sus guionistas quieren ser imaginativos, naíf y épicos como Stan Lee y Jack Kirby, quienes se incluían en los propios cómics, y, para ello, se meten en la propia historia Allred, su editor Tom Brevoort y
él mismo dentro del cómic, pero la pregunta es ¿para qué? ¿Aporta algo? Por otra parte, la caracterización que hace del
Doctor Muerte
es demasiado vulgar y simplista, mientras que Kang Jr. y Ravonna
apenas son aprovechados en un tercio final que se vuelve demasiado
convencional, pese a que tiene la catarsis de Scott Lang como centro de la
trama.

Como ya
hemos dicho, el apartado más brillante de la serie es el dibujo de Mike Allred
y el coloreado de Laura Allred. Pese a que el dibujante suela realizar siempre
el mismo tipo de caras (en eso, se parece a Steve Dillon), tiene un estilo
propio que hace que cualquiera que vea uno de sus tebeos sepa que es Mike
Allred
el que está tras él. Lo mismo podría decirse del particular coloreado de
Laura Allred, basado casi siempre en una paleta vivaz que le da un tono único a
sus trabajos. Por desgracia, ninguno de ellos puede demostrar todo su talento y
su valía como sí pudieron en Silver Surfer. En FF, no tienen de dónde sacar, aunque
haya algunos momentos muy conseguidos, pero claro, Silver Surfer es el mejor cómic que Marvel ha publicado en los últimos veinte años y FF solo es un divertimento.

Cuando
terminamos el último número de FF, aunque esbozamos una sonrisa
y lo hemos pasado bien, no deja de ser como quedar con unos viejos conocidos: la
nostalgia golpea, pero ningún momento vivido, pese a la locura y el color, en
ese encuentro, es realmente digno de perdurar en la memoria.

¿Qué es una familia? ¿Qué se supone que debe ser? ¿Cuál es el «modelo» de familia? Esas son otras de las preguntas que se formulan en esta etapa. Fuente.
Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario