El joven Sherlock Holmes es una precuela de las aventuras de Sherlock, pero también algo más. Fuente.

«The game is afoot!»

Esta crítica parte de tres ideas claras para mí:

1. Sherlock Holmes es uno de mis personajes favoritos. No solo recoge el misterio y todos los matices de la literatura popular inglesa, sino que su influencia hasta nuestros días es claramente perceptible. Es un personaje que demuestra la complejidad del genio y cómo la razón encuentra siempre (o casi siempre) la respuesta.

2. Young Sherlock Holmes, pese a ser un pastiche de Holmes, tiene puntos interesantes y un respeto al canon estupendo. Sí, está inventando, pero, al inicio y al final, de la cinta se le advierte al espectador (¡como si tuviera que pedir disculpas!). El guion de Chris Columbus, además, me resulta extrañamente precursor de varios elementos que luego veríamos en Harry Potter (siendo el director de la dos primeras): el extravagante internado, el parecido de Watson con Harry, los profesores excéntricos, los enfrentamientos con un adinerado (Dudley, Malfoy… y recordemos el nombre del primo de Harry: Dudley), los pasillos con armaduras, los misterios, el profesor traidor, los extraños cultos, el amigo algo cobardica, el aire british

3. Es una película que, pese a que está destinada a todos los públicos, incluye imágenes que me perturbaron en la infancia: desde el comienzo con el suicidio pasando por la perdiz (o pajarraco) que toma vida, las lámparas que se rebelan, el caballero de la vidriera… Efectos especiales (esos animatronics, esas animaciones por ordenador), que valieron la nominación al Oscar, y que nos dejaron a más de uno con un par de pesadillas o con la extraña idea de que si vemos una vidriera, sus imágenes están a punto de saltar y tomar vida.

Caballero de El secreto de la pirámide
Pues sí, esto genera traumas. Fuente.

Las tres ideas se conjugan en una sola: Young Sherlock Holmes es una película increíblemente disfrutable. Nos conduce a un universo donde Sherlock y Watson se conocieron en una academia que se verá en medio de un Londres victoriano asaltado por un siniestro culto egipcio, con reminiscencias de aquellos sacrificios de Indiana Jones y el Templo Maldito

Barry Levinson daba sus primeros pasos en el cine con esta fantástica aventura, deudora del cine del propio Spielberg y paso adelante en cuanto al que desarrollaría años después Chris Columbus, cuyo trabajo en el guion desenvuelve toda esta aventura con regusto al mejor Holmes.

Muy destacable también el reparto con Nicholas Rowe como el señorial SherlockAlan Cox como el joven John WatsonSophie Ward como la explicación de por qué Sherlock se convierte en aquel que conocemos de los libros y el siniestro profesor Rathe de Anthony Higgins.

Además, la partitura de Bruce Broughton, con cierto toque de John Williams, me parece estupenda incluso para escucharla fuera de la película, con varios temas que persiguen al espectador con una melodía muy carismática.

En definitiva, Young Sherlock Holmes (aquí conocida como El secreto de la pirámide) es una de esas extrañas precuelas que funcionan, no solo por los guiños y el cómo todo llegó a ser lo que es, sino como obra independiente de misterio, aventuras y Sherlock, mucho Sherlock.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

6 comentarios sobre “Crítica de «Young Sherlock Holmes», el secreto de la pirámide

  1. Genial crítica!! Siempre me encantó esta película. Era consciente del aire a Spielberg e Indiana Jones, pero no me había dado cuenta de las coincidencias con H. Potter. ¡Qué razón tienes!

    1. ¡Muchas gracias, Arantxa! Sobre Spielberg, incluso en algunos países se llamó: "Young Sherlock Holmes and the Pyramid of Fear", que recuerda vagamente a "Indiana Jones and the temple of doom".

      Sobre Harry Potter, no sé si es la influencia de Columbus (futuro director) o que tiene temas muy ingleses deudores de Dickens y compañía que también retoma Rowling, pero siempre la veo como una "precuela" de lo que es Harry Potter jeje

  2. Una película que recuerdo haber visto hace años. Cuyo final incluye una revelación que llama la atención para quienes conocemos el personaje,
    Sí, explica la personalidad de Holmes. Y está el tema de lo que se presenta como sobrenatural, algo quue recuerda a El sabueso de los Bakersville.

    Saludos.

    1. ¡Me alegro de que te gustase! ¡Y sí, el final es genial!
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario!
      ¡Saludos!

  3. Es una de mis pelis favoritas. Si algunos elementos visuales le han ocasionado algún trauma qué hubiera sucedido con TRON O El planeta imaginario…
    Saludos "xixa" ��

    1. ¡Bien me temo que he llegado a tener pesadillas incluso con los Critters!
      ¡Me alegro de que a ti también te guste la película y, por lo que veo en tu nick, Poe! ¡Saludos! ^^

Deja un comentario