Tiempo de lectura: 3 minutos
la-forma-del-agua-guillermo-del-toro
Póster de La forma del agua (The shape of water), la nueva película de Guillermo del ToroFuente.

«If I told you about her, what would I say? That they lived happily ever after? I believe they did. That they were in love? That they remained in love? I’m sure that’s true. But when I think of her – of Elisa – the only thing that comes to mind is a poem, whispered by someone in love, hundreds of years ago: «Unable to perceive the shape of You, I find You all around me. Your presence fills my eyes with Your love, It humbles my heart, For You are everywhere».

Decían que a King Kong lo mató la belleza y hay mucha en The Shape of Water. Guillermo del Toro lo sabe; es un artista, un contador de historias, con un universo propio muy particular que ha logrado a lo largo de su carrera concebir maravillas como Cronos, El Laberinto del Fauno, Hellboy 2… por solo citar algunas de sus obras. Ahora, goza del reconocimiento por su película más reciente: The Shape of Water (La forma del agua).

Si El Laberinto del Fauno era, entre otras cosas, un homenaje a los cuentos de hadas más oscuros y a todo ese imaginario del que siempre ha bebido el cine de Guillermo del Toro, en The Shape of Water nos encontramos un drama fantástico que homenajea a la Bella y la Bestia, pero también a King Kong, La criatura de la Laguna Negra (tan bien titulada en España como La mujer y el monstruo, si la comparamos con la cinta de del Toro)… Y resulta ser un film interesante, lleno de poesía desde su inicio hasta su final y que vaga por varios espacios comunes de la filmografía de Guillermo del Toro, transformándose en una especie de «grandes éxitos» del creador mexicano y una culminación para varias de sus obsesiones: puede que el aficionado al cine de del Toro más cínico no se sorprenda en ningún momento, pero alguien que desee hacerlo puede llevarse un par de fascinantes escenas.

Monstruos y esperanzas

En sus anteriores películas, Guillermo del Toro ya había sido capaz de mezclar elementos del mundo fantástico con el real (si es que no son el mismo) y aquí lo vuelve a hacer bajo el marco de la guerra fría. Los protagonistas de The Shape of Water son humanos: son chicas de la limpieza, un ilustrador homosexual, un científico soviético, un jefe de seguridad horripilante… Y todos son plasmados con cierta dosis de esa capacidad mágica de del Toro para plantear a los personajes. No hay muchas heroínas como Elisa (estupenda Sally Hawkins), la muda de esta cinta; no hay muchos villanos tan perturbadores como el Richard Strickland de ShannonUn espacio merecido también para reconocer el trabajo de Doug Jones como la criatura. No solo el maquillaje y el diseño (una mezcla este la criatura de la Laguna Negra y Abe Sapien), es perfecto, sino que el propio Jones llena de humanidad a este ser surgido de las profundidades. Se habla mucho de reconocer el trabajo de captura de movimiento de Andy Serkis (y lo merece sin duda), pero también deberíamos hablar de Jones.

La historia se ve realzada por la fotografía y la plasmación de unos años sesenta entre lo idílico y lo sombrío, con excelentes momentos como ese monstruo que se queda viendo la enorme pantalla de cine y bien podría ser el resumen de la filmografía de Guillermo del Toro. Y esa fuerza se consigue en parte gracias a la melancólica banda sonora del compositor Alexandre Desplat.

Puede que The Shape of Water no sorprenda (y menos para aquellos que la comparan con el cortometraje The Space Between Us), pero siempre hay distintos matices, lecturas y disfrutes en cada una de sus películas que nos hacen desear volver a zambullirnos en ellas, incluida esta. Cualquier que se fije, puede hallar ese miedo al otro, tan imperante en nuestra sociedad actual, ese deseo de destruir lo mágico, lo misterioso y lo bello, como ya nos contaba del Toro en Hellboy 2. Al final, el film es la celebración de la diferencia, del no tener que ser igual que los demás, de amar aquello que nos hace felices sin importar lo que digan o dejen de decir, lo que hagan o dejen de hacer, los demás.

Al final, nos queda claro que la belleza puede matar a King Kong, pero bien vale morir por ella, como aprendemos a través de La forma del agua. Bien vale morir por ella, aunque sea en las profundidades del mundo de agua.

La criatura encarnada por Doug Jones. Fuente.
Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

9 comentarios sobre “Crítica de «The Shape of Water», la forma del agua de Guillermo del Toro

    1. Esta tarde he ido a verla, iba a ir el miércoles que es más barato, pero no podía esperar.
      De Doug Jones se habla muy poco para lo gran actor que es. También recuerda a la película Splash con Tom Hanks de protagonista, de hecho recuerdo que cuando se empezó a hablar del proyecto se decía que era una mezcla de Splash y WALL-E, aunque no veo mucho el parecido con esta última.
      Me parece muy buena, y única, se nota que la ha dirigido él, pero al mismo tiempo es diferente. Por abajo han comentado que es demasiado políticamente correcta y discrepo mucho, es el tipo de película que hace falta en estos días donde hay tanto machismo, racismo y homofobia, esos años 60 no están tan lejos de la actualidad.

    2. Estoy muy de acuerdo con el tema de que Doug Jones se marca un papelón. Me parece un artista genial por cómo trae a los monstruos a la realidad.

      Sobre Splash, vaya, pues no me había fijado a la hora de comparar.

      Sobre el tema de lo políticamente correcto, creo que sí, toca temas que hoy en día son muy necesarios. Yo señalo más bien que Guillermo del Toro toca los temas que ya ha tocado antes y no noto nada demasiado nuevo en el film (quizás, el tema de la sexualidad sea el más nuevo). Pero sea como sea, es una gran película, me lo pasé muy bien viéndola y Guillermo del Toro es siempre genial.

      Y, por cierto, Trollhunters, temporada dos, estupenda. La acabo de terminar en Netflix. A ver si esta semana escribo sobre ella.

      ¡Gracias por pasarte de nuevo y comentar! ¡Saludos!

    1. Espero que te guste cuando la veas. Es una película muy disfrutable. Una lástima el estreno tan escalonado. ¡Ya me contarás! 🙂

    2. sí… re tarde la estrenan acá… está para verla on line, pero prefiero esperar 🙂

  1. Una más, hermosa pero una más. Se esfuerza mucho todo el tiempo por ser demasiado políticamente correcta. El espinazo del Diablo y El laberinto del fauno la superan muchísimo.

    1. Me queda una sensación similar en cuanto a The shape of water. Creo que es el perfeccionamiento de Guillermo del Toro hacia un tipo de historia que ya había contado antes. Está bien, pero no es del todo un paso más.

Deja un comentario