Tiempo de lectura: 4 minutos
L, Light y Ryuk, tres de los personajes que deciden el destino del mundo a lo largo de la trama de Death NoteFuente

Death
note

es un anime de Tetsurō Araki, que
adapta el famoso manga de Tsugumi Ōba
y Takeshi Obata, y que también ha
sido llevado al live action y del
cual ya se prepara una adaptación estadounidense de la mano de Netflix… Y esto
es lo mismo que te diría la Wikipedia o cualquiera que supiese un poco de la
serie, pero… Estoy cansado, exhausto, tras seguir las aventuras y desventuras
de L y compañía a lo largo de la treintena de capítulos que cuenta el mortal y
mortífero enfrentamiento entre Kira y aquellos que no creen en su nuevo mundo.

L y Light suponen dos caras enfrentadas. Ambos se autoproclaman la justicia de un nuevo mundo a punto de desaparecer para siempre y es su enfrentamiento lo que nos conduce al punto más fuerte de la obra. Fuente

La historia es la siguiente: un adolescente llamado Light se hace con una Death Note, una libreta donde puede escribir el nombre de una persona cuyo rostro haya visto y dicha persona morirá tal y como lo especifique, mientras siga unas reglas. Ese cuaderno de increíble poder pertenece a Ryuk, un shinigami, una deidad de la muerte que ha decidido entretenerse con los humanos y seguir a Light que se propone eliminar a todos los delincuentes que merezcan su juicio, lo que pronto lo convierte en una especie de divinidad en un mundo al borde del precipicio. El plan funciona: los crímenes bajan en cuanto estos tipos son eliminados y la gente no quiere imitarlos para acabar con ellos. Es así como Light quiere crear una utopía, basada en el miedo a la muerte y en la ejecución como sistema, gracias a su Death Note y siempre seguido por los comentarios irónicos de Ryuk. Sin embargo, pronto la policía de Japón comienza a colaborar con L, un enigmático detective que pretende acabar con Kira, su culto y llevarlo a la cárcel por sus «crímenes».

Ese es el jugoso punto de partida de Death Note y la verdad es que la historia de Light engancha a lo largo de sus capítulos gracias a buenos momentos (como el adiós a la pareja de cierto agente del FBI), los recursos de Light, las excentricidades de L y la aparición de personajes como Rem o Misa a lo largo de una trama que, a veces, sorprende por lo retorcido de su planteamiento. Y es que aquí no nos enfrentamos a dos tipos listos, sino a dos tipos extraordinarios, con un coeficiente intelectual que debe sobrepasar la media o…, simplemente, que la historia se articula en torno a que los personajes parece que se leen el guion, los unos a los otros, para saber cosas que pasan y que deberían serles imposible de saber… No obstante, si olvidamos los agujeros de guion y nos centramos en la trama en sí, esta deja los suficientes buenos momentos como para ser un anime aceptable o incluso notable para algunos gracias a que los personajes, con sus más y sus menos, terminan siendo parte de la familia.

Destaca la animación de la serie, incluso en sus delirios más visuales (como la intro de la segunda tanda de episodios), o su música que algunos consideran repetitiva y, para mí, es bastante interesante cuando más se regodea en que saben que están jugando con una trama llena de hilos y cables entrecruzados y retorcidos, tanto que, si fueran elásticos, alguno podría soltarse y darnos en el ojo. Eso sí, permanece la sensación de que la premisa era bastante golosa y no termina de aprovecharse más allá del margen del detective que persigue al «malo» y «malo» que huye del detective.

El mejor punto es que Light no es un protagonista bondadoso, sino que es un tipo maquiavélico con enormes delirios de grandeza y eso es interesante, aunque nos queda la sensación de que su trama no se completa y, siguiendo esto, al menos L no es el típico héroe, sino un tipo rarísimo con sus manías que lo hacen interesante. Al final, Light y L son dos caras de la misma moneda y esta se funde cuando los policías parecen ser los villanos de ese mundo perfecto que intenta imponer Kira y los creadores de la serie, aunque sea a base de sacadas de la manga y trucos que soportamos porque los personajes nos gustan.

Puede que haya alguna parte previsible (como el encierro de los personajes cuando olvidan sus recuerdos) o bajón (tras la muerte de cierto antihéroe), pero al menos deja con varios aspectos interesantes como la pregunta de qué haríamos si tuviéramos un cuaderno para encomendar muerte o no a nuestros enemigos, pero ¿quién tiene amigos cuando es dios?

Logo de Death Note, acompañado de la efigie de ese shinigami que se aburría que era Ryuk, un elemento clave de la trama. Fuente.

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Crítica de la serie Death Note: vida y muerte

  1. ¡Hola! Y a mí me gustó y no. Disfruté más el manga que el anime, que hicieron hasta más dulce la relación de Kira y L con ese encuentro en la azotea y todo. No me gustó nada. Y ya cuando Light queda a ser el nuevo dios sin L que le haga de obstaculo, se volvió floja la trama, bastante densa de seguir con Near y Mello, no me gustó en lo absoluto eso. Y el final, no sé, no me convenció tampoco. Rescato la primera parte y la premisa con la que contó la serie que fue realmente potente y muy bien desarrollada, pero como que perdió lo realmente interesante que tenía al delegar a un enfrentamiento sin mucha gracia luego, al menos, desde mi punto de vista.

    ¡Un abrazo!

    Bye!

    1. Gracias por compartir tu opinión. La segunda parte quizás se vuelve menos interesante, como comentas. ¡Un saludo!

  2. Es de mis series favoritas. No creo poder soportar una adaptación estadounidense, siento que lo van a arruinar. Lo que sí es seguro es que la curiosidad me va a llevar a verla. Buen análisis.
    Me quedo a seguir el blog.
    ¡Saludos!

    1. La adaptación estadounidense nos va a poner de los nervios a más de uno, por mucho que sea Netflix. Creo que lo único que me ha gustado de lo anunciado es que Ryuk sea Willem Dafoe. De resto, nanai. Mejor haber cogido el concepto (Death Note cae a la Tierra) y contamos otra historia a partir de eso. No hacer una "adaptación sí pero no" como están haciendo. Aunque bueno, cuidado, que a lo mejor luego me como mis palabras y les sale una gran serie. A saber.

      Muchas gracias por el comentario y por quedarte por el blog. 😀 ¡Un saludo enorme!

Deja un comentario