Tiempo de lectura: < 1 minuto

«Una historia puede hacernos soñar o puede producirnos pesadillas.
Sin duda, las historias son poderosas, uno nunca sabe adónde le puede
llevar ya sea escribiendo, leyendo o escuchando una. Somos seres que
siempre buscamos contar y que nos cuenten; somos seres hechos de historias.
Pero ¿por qué nos deleitamos con las historias de horror? Puede que,
porque muchas veces nos advierten sobre lo desconocido y, en ocasiones,
nos alertan sobre nosotros mismos, nuestros miedos y nuestros
prejuicios. Todos hemos sentido el impulso de escuchar, escribir o ver una historia de terror, hemos sentido cómo aceleran nuestro corazón y cómo nos transportan a un viaje único dentro de la psique del ser humano. Nos gusta el miedo. Nos gustan las historias. Somos miedo e historias«.


Podéis leer mi crítica de la película en Moon Magazine.


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Un comentario en «Crítica de «Historias de miedo para contar en la oscuridad» en Moon Magazine»

  1. O tal vez, algunas historias representan esas pesadillas, esos miedos. Y en algunas ocasiones, tratan de personajes que las enfrentan.

Deja un comentario