Tiempo de lectura: 4 minutos
El estreno de Harry Potter and the Cursed Child nos ha devuelto a aquella larga espera hasta la siguiente historia del mundo mágico de Harry Potter. A continuación, os cuento qué me ha parecido. Fuente.


SCORPIUS: I say. Because that’s what we do. We mess things up. We lose. We’re losers, true and total losers. Haven’t you realized that yet?
ALBUS: Well, I wasn’t a loser befeore I met you.


Ya está. Ya me he
terminado Harry Potter and the Cursed
Child
. ¿Dónde está mi premio? Ah, ¿no hay? ¿En serio? Pero… En los últimos
días, parece que todo se ha resumido a una carrera por acabarse esta novela el
primero o esa es la impresión que me ha dado. Pensaba que se regalaría algo,
pero bueno el obsequio al final es imaginarte
cómo debe ser esa obra de teatro convertida en la octava historia de Harry
Potter
por obra y gracia de que parece que el mundo mágico del joven mago
no deja de ampliarse.

Enfermado por nostalgia y
su hermano (el aburrimiento), decidí entrar en el guion de la obra teatral,
publicado recientemente en inglés (y también en e-book vía Pottermore), y ha sido un viaje… interesante. A ver, no puedo
espantar esa sensación, esa losa, que parece tener toda la obra de: gran fan fic donde te preguntas cual fan
grimoso: «¿esto es canon? ¿Esto es CANON?», porque hay un par de: «¿qué me
estás contando?» curiosos (cuanto menos), pero siempre está bien divagar por
Hogwarts, la estación King Cross y esas cosas que a los que nos enamoramos de
la lectura con Harry Potter siempre nos pasa.

La generación maldita

Que quede claro que es un
guion teatral. ¿Sabéis?
No esperéis
narración ni el estilo J.K. Es solo el guion.
Ojalá J.K. (sí, la llamo así, somos muy amigos…) lo hubiese escrito,
porque así tendríamos una obra más larga y donde perderse en los sentimientos
de los personajes. No estoy en contra del teatro, pero
acostumbrado a la prosa de Rowling en Harry Potter, uno se queda un
poco desencajado cuando los años de Albus Severus y Scorpius Malfoy en Hogwarts
pasan en breves escenas
. Y entonces, como tengo una parte de fan grimoso
que no la puedo exorcizar, me quedo con los ojos desorbitados y me pregunto: «¿qué
más ha pasado, maldita sea?».

Lo mejor para mí de Harry Potter and the Cursed Child
(aparte del golpe de nostalgia que nos lleva a recordar cómo era esperar la
salida de cada libro), es la relación problemática entre Harry Potter y Albus Severus
(y no solo porque le pusiera ese nombre) y la amistad que se entabla entre Albus y Scorpius, ambos compañeros de Slytherin.
Además, todo ello sirve para que los Slytherin
no queden como los villanos de la función, sino que se reivindiquen y gracias
también a un Draco bastante más majo
de lo que esperábamos con los años. Y, además, si a todo eso sumamos los guiños
con menciones a Sirius, Snape o Dumbledore y volver a ver a Hermione,
Ron, McGonagall y compañía, casi
que sonrío tanto que me rompo la mandíbula a mí mismo
. Además, hay
personajes que me han gustado, como Scorpius
(sí, otra vez lo digo) y hay buenos momentos de amistad como en la saga, aunque
empiece a parecer en algunos puntos un culebrón (aunque ¿qué no es un culebrón
cuando se alarga demasiado?).

Confieso que no soy
objetivo con Harry Potter y quizás J.K. y compañía me venderían sin
problema una lista de la compra si dijese en alguna parte «Harry Potter» y estuviese firmada por ella. Pero eso no es solo
bueno, porque también mi míster Hyde
me hace enarcar una ceja cuando la trama trata sobre ese villano del cómic que
es la retrocontinuidad… perdón, digámoslo bien, LA RETROCONTINUIDAD (insertar música típica de peli de terror…
Bien, gracias). Si estáis acostumbrados a leer los cómics, fruto de ese demonio
de la retrocontinuidad, algunos creadores han decidido destruir universos o
convertir a personajes como Gwen Stacy
en algo que no son, por ejemplo. Y eso pone mal a mi lado furibundo, grimoso, del
que os hablaba.

¿Qué pasa? Que Harry Potter and the Cursed Child se
desarrolla sobre la posibilidad de usar el último giratiempo para evitar la
muerte de Cedric Diggory. Un poco
incluso al estilo Regreso al futuro,
creando líneas paralelas y todo eso que me recuerda al Snape con pistola de cierto final alternativo. En the Cursed Child, Harry se niega al padre, el anciano Amos, acompañado de su sobrina y cuidadora, Delphi, pero Albus (que
desea no ser el hijo de Harry)
decide revelarse y usar el giratiempo junto a Scorpius. Y revisitamos algunos momentos de la saga, mientras
descubrimos algunos misterios y rumores (como que Scorpius podría ser un hijo de Voldemort
pero ¿qué?) y ponemos cara de merluzos en plan: «¿irán a fastidiar la saga?
¿Irán a fastidiar la saga con esto de la retrocontinuidad?».

Y, al final, me quedo con la sonrisita tonta y pienso
que nada podrá destruir lo que siete libros cimentaron y que cada uno puede
decidir si tener en cuenta o no esta historia.
Por muy oficial que sea, yo
ignoro la cuarta película de Indiana
Jones
o la séptima de Star Wars
y soy tan feliz (bueno, en mi sentido de felicidad, ya sabéis).

¿Ignoraré Harry Potter and the Cursed Child? ¿A
quién le importa? Es un éxito teatral y de ventas, mi opinión no vale nada
mientras que por mi mente divaga lo bien que me lo pasé y la cara con la que me
quedé en algunos momentos, además de la pregunta de ¿era necesario? ¿Quién
sabe? Quizás, nosotros somos los
Niños
Malditos
.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

16 comentarios sobre “Crítica de Harry Potter and the Cursed Child, retrocontinuidad, nostalgia y magia

    1. "Tuve mi edición de Harry Potter and the Cursed Child y decidí hacer spam. A eso lo llamo yo hacer mi jueves. ¡Genial!"

  1. Hola Carlos!

    Es un libro para los fans de HP y para los nostálgicos, eso se ve a la legua. A kilómetros. El que sea tipo fanfic (hay fanfics muy bien escritos) o Canon o cualquier otra cosa no le resta importancia al hecho que su principal función es rememorar el mundo de Potter que creó Rowling.

    Otra cosa es que quién haya abierto el libro (no quedándose solo en la portada) verá claramente que es en forma de guión teatral. La expresión de sentimientos se la deja a los actores. Aunque eso no le quita mérito a la cuestión.

    Hoy voy a buscar el libro, y este, va a ser el primero que lea de el mundillo mágico. Así que pocas influencias me van a llegar del original así como tampoco voy a poder hacer la comparativa. Pero oye, si hay guiños a Snape, yo feliz. Es lo que tenemos, nos conformamos con poco.

    Respecto a Stacy, ¿qué hay de malo en que la hayan convertido en heroína? Los tiempos cambian y los de Marvel tienen que adaptarse o morir. Y sí, necesitamos más cómics de chicas con poderes en solitario. Sino mira Ms. Marvel. Por no añadir que Stacy forma parte del Multiverso.

    Un saludo

    1. Hola, Hydre

      Espero que disfrutes de esta obra de teatro. Yo me lo pasé bien y no me dieron ganas de matar a nadie, como parece que le han pasado a otras personas. Fui con la mentalidad bastante abierta, eso sí, y al final es eso, un modo más de regresar a esa obra que marcó la infancia de muchos, como es mi caso.

      Sobre el tema de Gwen, a mí me encanta Spider-Gwen, pero me refería a esto otro, un ejercicio de continuidad de JMS que transformó a Gwen en otra cosa, entre ellas, la madre de los hijos de un villano. No sé si sabes de esta historia, pero bueno, quizás lo entiendas mejor. Te dejo el enlace: https://brainstomping.wordpress.com/2015/07/21/los-hijos-bastardos-de-gwen-stacy-recompressed-amazing-spider-man-v/

      Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo. ^^

  2. Yo me la destripé (me da igual los destripes) y quitan las ganas de leerla…

    1. Yo escapé un poco de los destripes y lo leí sin pensar demasiado en si era canon o no y de ahí que me pareciese entretenida.

    2. Veremos que tal sale lo de Criaturas fantásticas. No me está llamando tanto como debería…

  3. Es entretenida, pero a mi la historia no me terminó de encajar u_u. Como bien dices, está llena de "¿qué me estás contando?"

    1. Estoy de acuerdo. Hay ideas un poco chocantes, como el tema de un descendiente de Voldemort, pero bueno… ahí queda. 🙂

  4. Yo lei cosas aisladas del argumento y parece una señora fumada… lo peor es que se que acabaré cayendo

    1. ¿Para qué mentirte? Yo también me quedé en algunos momentos como: "pero ¿qué me estás contando?". xD Ya me dirás si al final te lo lees. 😀

    2. Es Harry Potter, cuando no habia salido decia "Yo de esto paso" cuando lo vea en tienda no sere tan fuerte y caere xD

  5. Había pensado en leerlo, pero creo que mejor voy a pasar, después de leer tu crítica y en los comentarios que tiene momentos "¿pero qué me cuentas?" prefiero no leerlo. Si he sobrevivido sin ver las nuevas de Star Wars y de Piratas del Caribe (aunque estoy pensando en verlas, supongo que por una tendencia suicida), puedo sobrevivir sin leerlo.

    1. Piratas del Caribe me falta la última que han sacado. Hace poco revisé las tres primeras y me siguen gustando; con la cuatro no me atrevo.

      En el caso de Star Wars, El despertar de la Fuerza es muy olvidable. Rogue One no deja de ser una historia del universo expandido con algún mérito, pese al odio hater que ha despertado y algunos fallos.

      En relación con Harry Potter y el niño maldito, creo que si no te llama, mejor te embarques en la lectura de otras obras. La sensación de fanfic, sin ofender, puede ser abismal para algunos.

      Gracias por tu comentario, saludos.

Deja un comentario