Tiempo de lectura: 3 minutos

El
cine francés de los últimos años ha demostrado su capacidad para renovar
ciertas claves y llegar más allá que la industria cinematográfica de otros
países vecinos. Y, sin duda, en la mayoría de los casos es por su calidad, como
ocurre con En la casa.

La
historia comienza con cierta simpleza: Germain (Fabrice Luchini), un profesor
de literatura hastiado, que no aguanta a su mujer (con su galería de arte) y
mucho menos a sus estudiantes, que no saben escribir. Entonces, recibe una
redacción escrita por uno de sus alumnos, Claude García (Ernst Umbahuer). Le
sorprende. La calidad es más que aceptable, eso es bueno.

Lo
perturbador es que ese texto sobre lo que ha hecho ese fin de semana consiste
en cómo Claude entró en la casa de otro estudiante, Rafa, aprovechando una
excusa idiota, y así saber cómo es la vida de alguien acomodado. Y también
trata sobre cómo Claude se fija en la madre de su amigo.

Alumno contra profesor ¿o es al revés?

A
medida que pasa el tiempo, el director François Ozon nos propone internarnos en
ese lugar que debería ser nuestro refugio: la casa, pero en realidad también
sirve para guardar nuestros secretos y lo que somos, haciendo que la llegada de
un intruso pueda hacer que todo se tambalee o, incluso, se destruya.

Ozon,
que también escribe (basándose en la novela de Juan Moyorga), consigue que la
película no se haga en ningún momento lenta e intrascendente. Rápidamente, se
dedica a tender puentes y más puentes para crear un thriller intenso y oscuro
sobre la obsesión, la manipulación y nuestros propios secretos, compartiendo
algunos puntos en común con la hermosamente oscura Stoker.

Todo
ello gracias a un guion solvente y unas interpretaciones más que buenas, sobre
todo en ese desafío entre el profesor y su estudiante, un más que correcto
Luchini y un Umbahuer respectivamente. El actor que da vida a Claude demuestra
ser una joven promesa a tener en cuenta, retrata a la perfección a ese cruel
manipulador que es su personaje.

El profesor se convierte en un lector… ¿O en un voyeur?

A
medida que crece la degeneración, En la casa se vuelve mejor. Cuando
el maestro y su esposa (Kristin Scott Thomas), convertidos en voyeurs, empiezan a tratar las redacciones
de Claude como si fueran capítulos de una macabra novela y los personajes
reales como si fueran personajes a los que se pueden cambiar (véase a Rafa
hijo). Irónicamente, nunca sabemos si Claude nos está contando la verdad o
simplemente hace una ficción tan buena que los espectadores (y el propio
profesor) se la cree. Es entonces cuando el film se convierte en una especie de
pequeño thriller que no olvida sus dosis de drama e incluso algo de comedia,
todo para representar una espiral de caída, que juguetea con otros posibles finales
(suicidio, infidelidad…) hasta llegar al desenlace perfecto.

En
la casa
posee uno de los mejores finales del cine
de los últimos tiempos: siempre habrá una manera de contar una historia, siempre
habrá una manera de entrar. Y la historia jamás culminará.

Siempre hay una manera de entrar en la vida de otros.

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Crítica de En la casa: nunca te hagas amigo de un escritor.

  1. ¡¡Hey!!

    ¿Qué tal? Espero que genial.

    Esta película, la verdad es que me sorprendió bastante. A lo mejor puedes pensar que es distinta, pero me ha encantado.

    Es raro cuando piensas las pelis francesas no me gustan, pero de repente ves algunas y dices, pues no están tan malas, y esta es una que me ha gustado mucho.

    Me encanta el personaje del chico, como escritor y la relación con el profesor, la verdad es que es curiosa y como se va moviendo la historia…

    Así que sigan haciendo películas así, tan sorprendentes y que gusten tanto.

    ¡Muchísimas gracias por tu crítica!

    PD. Pronto podrás hacer la crítica de "El regreso del Caballero Oscuro. Parte 2".

    Cuídate mucho y gracias por escribir tan bien^^.

    Elsbeth Silsby.

    1. Hola después de tanto tiempo 🙂

      Hay un par de películas francesas que son muy buenas, así que si algo he aprendido este último año es a dejar de lado los prejuicios y empaparme de todo el cine, libro, cómic, música o lo que sea… de donde sea y cómo sea. No sé qué saldrá de eso. Quizás algo bueno.

      En cuanto al chaval, hace un gran papelón. Va a tener complicado superar su papel en esta película como Claude.

      Sobre El regreso del Caballero Oscuro. Parte 2, ¡menos mal! Muchas gracias y haré la crítica y te la dedicaré a ti si quieres jejeje

      Con respecto a escribir bien, vale, lo dudo.
      Un saludo y muchas gracias por todo.

  2. He visto esta película y está bastante bien. Nada que envidiar a Hollywood. Me gusta ese toque de tragedia sin finales felices. Soy masoca xD

    Saludos.

  3. Los mejores desenlaces para mí son los tristes, aunque los tristes con algo de esperanza también están entre mis favoritos.

    Muchas gracias por comentar, disculpa por tardar en responder a tu comentario y si quieres proponer alguna película para ser comentada, eres bienvenida. 🙂

Deja un comentario