Tiempo de lectura: 4 minutos

 

crítica-maul-hijo-de-dathomir
Portada del cómic Darth Maul: hijo de Dathomir. Fuente.

«Esa bruja no aprendía. Están los que tienen el poder… y los
que sueñan con tenerlo. Y su existencia no ha sido sino un sueño
», Darth Sidious.

Cuando Disney compró Lucasfilm, la serie The Clone Wars
quedó cancelada pese a tener material para varios arcos que tratarían temas
como la transformación de Boba Fett en el cazarrecompensas que todos conocemos,
el futuro de Asajj Ventress, la batalla de Ahsoka contra la Orden 66 y el
destino de Darth Maul. Aunque años después se realizaron dos temporadas más
para Disney+, muchos de estos arcos quedaron en simples cinemáticas sin
completar (el duelo de Boba Fett y Cad Bane) o se les dio una segunda vida con
formato de novela (Discípulo Oscuro, Ahsoka) o, como es en este caso, en el cómic
con Hijo de Dathomir.

Partamos que el argumento para este arco, escrito por Aïda
Mashaka Croal
y Matt Michnovetz (bajo la supervisión de Dave Filoni), prometía
concluir varios de los aspectos que llevaron a Maul a controlar Mandalore y
enfrentarse a su antiguo maestro, Darth Sidious.
¿Qué pasó tras que el futuro Emperador venciese a su antiguo aprendiz? Esa es la gran pregunta. Es más, en el cómic con guion de
Jeremy Barlow, se tocan varios aspectos interesantísimos y llenos de acción,
pero que, desgraciadamente, transcurren demasiado rápido y sin un desarrollo lo
suficientemente ajustado a los personajes. El dibujo de Juan Frigeri, aunque
correcto, tampoco destaca.

El conde Dooku y Maul se enfrentan. Uno de los problemas es que ya todos sabemos qué va a pasar. Fuente.

Guerras internas

Hijo de Dathomir nos revela la guerra entre los Separatistas
(con los Sith de su lado) y la corporación de sindicatos del crimen liderada por
Maul.
Tras la muerte de su hermano, Savage Opress, y ser capturado por el conde
Dooku, Maul ya prepara su siguiente golpe. Y a continuación, tenemos a la
guardia de mandalorianos de Gar Saxon, que responde a Maul, a los sindicatos
criminales como el Sol Negro o los Pike, a los droides de Grievous y al Lado
Oscuro de Dooku y el Emperador. Hay alianzas, giros, batallas por doquier… y
todo ello nos transporta al intento de Maul de resucitar a la Madre Talzin,
líder espiritual de las Brujas de Dathomir. En resumen, había muchísimo potencial.
Este arco está lleno de traiciones, giros y estrategias secretas
que hacen que sea un cómic bastante entretenido y que se lee del tirón.

Lo más interesante es esa guerra interna entre los villanos
de Star Wars, siendo la República y los Jedi simples secundarios que
desaparecen tan pronto como aparecen, y que nos descubre algo muy importante:
el desarrollo que los siervos del Lado Oscuro y del mal tienen en The Clone
Wars
y Rebels.

Darth Maul es especialmente bueno en eso de hacer colegas. Fuente.

Maul, señor del crimen

Darth Maul consiguió convertirse en uno de los personajes
más interesantes de Star Wars gracias a las series de Dave Filoni.
Pasó de ser un personaje con un potencial visual increíble que conocimos en La
amenaza fantasma
a convertirse en uno de los villanos más trágicos de la saga.
Hijo de Dathomir añade un capítulo más a su saga.
Gracias a The Clone Wars, supimos como Darth Maul (aunque ya sin el «darth») sobrevivió
a su enfrentamiento con Obi-Wan en Naboo durante La amenaza fantasma. El
personaje evolucionó desde un ser enloquecido a un agente del caos dispuesto a
vengarse de cualquiera que se interpusiese en su camino. Hijo de Dathomir
profundiza en sus planes para recuperar el legado de su planeta. Maul quiere tenerlo todo, pero la venganza siempre se vuelve contra él y acaba perdiendo aquello que realmente desea.

Si por algo pasará este cómic al canon de Star Wars es, no
solo porque completa una pieza interesante de las Guerras Clon (y que nos entristece
que no haya sido llevada a la pequeña pantalla como se merecía), sino también
porque resuelve una de las grandes cuestiones sobre el origen de Maul, quién era
su madre y cuál fue el pacto que Sidious hizo para llevárselo de Dathomir y
convertirlo en su aprendiz.

Discutible resulta, a nivel general, que hubiesen arcos en
la temporada seis y siete de la serie de Disney+ que se sienten menos interesantes que otros que
fueron descartados, como este, pero no creo que este sea el lugar para
debatirlo de forma exhaustiva (aunque sí para comentarlo).

Hijo de Dathomir es un cómic que será del agrado de los seguidores
de Star Wars que busquen completar aquellos arcos que, por desgracia, no se
completaron en la serie de animación.

Pese a que porte el sable oscuro y con él tenga el poder de Mandalore, las cosas no le irán bien a Maul, quien perderá lo único que desea recuperar. Fuente.

 

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario