Near dark, una película de vampiros diferente gracias a su mezcla de géneros. Fuente.

La reinvención del vampiro siempre está presente dentro del
género y un buen ejemplo de ello es Near
Dark
(Los viajeros de la noche). Es una película de acción que mezcla el
western contemporáneo con vampiros, en lo que se convierte en un Frankenstein
compuesto de distintos temas que, aparentemente, no parece que encajen entre sí
hasta que caen en las manos de la directora Kathryn Bigelow, guionista también junto a Eric Red.


Near Dark nos cuenta la historia de un cowboy,
Caleb (Adrian Pasdar, conocido por
la serie Heroes), que se enamora de
una vampiresa, Mae (Jenny Wright), que lo convierte en un
quiróptero. Unido a la extraña familia de la muchacha, compuesta por unos
siniestros vampiros que surcan el desierto, tendiendo a la maldad y la
delincuencia, Caleb debe decidir
entre regresar con su familia y ser humano o unirse a las fuerzas de la
oscuridad y el mal al que ha renunciado toda su vida.

Uno de los puntos más interesantes (junto a cómo se obvia la
palabra vampiro durante todo el metraje) son los dilemas del protagonista. A
menudo, en el género, hemos visto al bueno transformado en un monstruo que no
acepta lo que es, aunque deba alimentarse de otros y matar para sobrevivir. Sin
embargo, aquí tenemos a
Caleb,
luchando por ser siempre bueno y no caer, aunque le obliguen.

Para el recuerdo cómo el guion construye el encuentro entre
los vampiros y la familia de Caleb y
la tensión que se respira en esos instantes, a la vez que la tórrida secuencia
del bar (tan digna de los westerns de Sam
Peckinpah
), la representación de la vampirización como si fuera drogradicción, el tiroteo en el motel y el duelo entre los vampiros y el
cowboy (con los elementos de las películas del oeste, al tener que recurrir el
personaje a un caballo para alcanzar a los chupasangre).

Y sí, pese a la acción,
la road movie y el western, Near Dark juega con el mito del vampiro como representación
del crimen
(o los
forajidos del salvaje oeste) y, aunque
incluye interesantes innovaciones
(como la posibilidad de que el
chupasangre vuelva a ser humano si recibe una transfusión o no padecer ningún
tipo de miedo frente a los crucifijos), también mantiene muchos elementos
respetuosos con la tradición como el vampiro que se prende fuego al recibir los
rayos del sol.

Y hablar de arder, por alusión a lo brillantemente siniestros
que están: los vampiros comandados por Jesse
(Lance Henriksen)
bien podrían ser la inspiración de vampiros como Cassidy de The Preacher, cómic de Garth
Ennis
y Steve Dillon. Vampiros
como el socarrón chupasangre Severen
de Bill Paxton o el crío siniestro Homer han quedado ya en la memoria del
espectador. Se agradece el tono macabro y adulto que se les da a estas
criaturas que serían precursoras de los vampiros de John Carpenter.

Como diría Mae (y Caleb estaría de acuerdo, sin duda), Near Dark es una película para
cualquiera que quiera descubrir la luz cegadora de la noche.

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Crítica de cine: Near Dark (Los viajeros de la noche), western vampírico

  1. Eso es que te ha gustado. Me alegro 🙂

    Kathryn Bigelow me parece una fuera de serie. Una rara avis,

    Si no la has visto, echale un ojo a Dias Extraños. Ya me contarás si eres de los que la odian con toda su inquina o eres de los mios.

    Saludos , Charlie.

    1. Me ha gustado, caballero, y aprovecho para darle las gracias a la recomendación. Creo que con esta película daré por zanjado mi periplo de este año por el cine vampírico. Quizás, el próximo verano, vuelva a hacerlo con otros clásicos que me han faltado.

      Y sí, es una directora bastante interesante. En tierra hóstil, aunque no es mi favorita, tiene una escena genial, la del supermercado, que me parece que ya hace que la película valga la pena. Es estupenda.

      Me apunto Días extraños. Hace poco, estuve buscando sobre distopías y demás y me salió. Así que acabará cayendo y más si me la recomiendas, que compartimos gustos similares por lo que parece, camarada.

      ¡Un saludo y gracias, compañero!

  2. Lance Henrissen, un actor que ha hecho de villanos y también de personajes interesados en lo extraño, como Frank Black en la serie Millenium. Ideal para personificar a un líder de vampiros. Hubiera sido un buen Sinestro en la película de Green Lantern.
    Tiene sentido esa fusión de géneros. Buen trailar.

    1. Pues no me parecía una mala elección para Sinestro. Ahora se está hablando de Luke Evans… Creo que Lance tiene un rostro marcadísimo y un carácter que hace pensar que ha escapado de las viñetas de cómics como Predicador.

      ¡Gracias por el comentario! ¡Un saludo!

Deja un comentario