Tiempo de lectura: 9 minutos
¿Quieres empezar a leer los cómics de Star Wars? La serie de Darth Vader, escrita por Kieron Gillen, es una buena opción. Te cuento más en esta entrada. Fuente.

Darth Vader es uno de los grandes villanos de la historia del cine. Su mera silueta nos evoca a aquel monstruo que, en la primera película de la saga, abordaba la Tantive IV y era escoltado por siniestros soldados de asalto. Al principio como una sombra terrorífica, halló un interesante desarrollo en El Imperio contraataca y en El retorno del Jedi, donde aquel samurái futurista de una galaxia muy, muy lejana lograba una historia de auge y caída, de un Jedi que se entregó al Lado Oscuro.

Las precuelas creadas por Lucas narraron cómo el Elegido, en busca de salvar a aquellos que amaba y bajo la maraña de la red de los Sith y los Jedi, se acabaría convirtiendo en un ser trágico. Si alguien piensa en Star Wars, piensa en Darth Vader.

El alzamiento de Vader

Cuando Disney compró Lucasfilm, la licencia para la realización de nuevos cómics pasó a Marvel tras estar varios años en Dark Horse. No olvidemos que, antes del estreno de Una nueva esperanza, George Lucas había cedido los derechos para los cómics a Marvel, así que fue un regreso al antiguo hogar y la Casa de las Ideas apostó por varias series y miniseries realizadas por autores solventes que se dedicarían a expandir el nuevo canon de la saga. Y lo que se nota es que muchos de estos creadores crecieron jugando con estos personajes y varios de estos relatos tienen la ilusión de un fan jugando con la creación de Lucas.

Marvel dedicaría toda una serie a Darth Vader. Pero ¿qué quedaba por contar? No era una idea sencilla. Muchos villanos que son sobreexplotados pierden el aura de misterio. Numerosos fans se quejaron de que las precuelas contaban demasiado. Sin embargo, Marvel aprovechó los huecos entre las películas para explicar, desarrollar y narrar nuevas historias dedicadas a la mano derecha del Emperador. Para ello, decidieron contar con el guionista Kieron Gillen y con el dibujante Salvador Larroca. ¿El resultado? Una de las mejores series del nuevo canon, que sirve para desarrollar todavía más a Vader.

Darth Vader se enfrentará a la verdad en esta serie escrita por Kieron Gillen y dibujada por Salvador Larroca. Fuente.

El origen

La serie se compone de cinco arcos: Vader, Sombras y secretos, Vader derribado, La guerra Shu-Torun y El final de todos los juegos. Se sitúa poco después de la destrucción de la Estrella de la Muerte, la primera victoria de la rebelión, y se focaliza en cómo Vader debe recuperar la credibilidad ante el Imperio, aunque suponga colaborar con cazarrecompensas, jugar a su propio juego por el poder y averiguar quién es el tal Luke Skywalker, que lleva un apellido que hacía años que no escuchaba. Por su período temporal, va en paralelo y tiene cruces con la serie de Star Wars de Jason Aaron (véase Vader derribado).

El argumento nace de la siguiente idea de Gillen:

«Lo he dicho mil veces, El Imperio contraataca es la primera película que recuerdo haber visto en el cine y el momento álgido de esa película es la escena del «yo soy tu padre». Así que, el hecho de que me viera en la situación de tener que escribir lo contrario, el implícito «Tengo un hijo», es algo que, sencillamente, me dejó y me deja estupefacto. Es un buen trabajo este de escribir Darth Vader».

Vader contra Jabba. Fuente.

Definiendo al Lord Oscuro

La idea en este punto es: ¿quién es Darth Vader y quién es Luke Skywalker y qué suponen el uno al otro? ¿Qué es para Vader descubrir que tiene un hijo? ¿Qué hará a continuación? ¿Cómo se siente? ¿Cómo lo descubrió? Son preguntas que siempre habían estado ahí, pero que Gillen responde alrededor de una gran historia.

Para descubrir quién es Skywalker, Vader contará con Chelli Aphra, una misteriosa arqueóloga, aventurera y lianta de una galaxia muy, muy lejana, que se convertirá en uno de los personajes más emblemáticos de los cómics de Star Wars.

En Vader derribado (un número donde Vader se enfrenta en solitario a todo un ejército rebelde), Aphra se cruzará con los personajes clásicos como Han Solo, Luke, Leia, R2-D2, C-3PO… y otros de los cómics, como Sana Starros (o Solo), la “esposa” de Han y antigua pareja de Aphra. Tal es el ingenio de Aphra, que ha terminado consiguiendo una serie para sí sola que ha contado con Kieron Gillen y también con Simon Spurrier en sus primeros volúmenes. El guionista ha contado en varias ocasiones su origen:

El debut de Aphra será uno de los grandes momentos de la serie de Vader. Fuente.

«Aphra es esencial para la serie. De algo que me di cuenta enseguida, cuando planeaba la historia, es no podíamos limitarnos a hacer una serie sobre el Imperio. El Imperio es, en esencia, un montón de personas, muy serias todas ellas, vestidas de gris e incapaces de hacer chistes. Ir de un lado para el otro con ellas sería aburrido. Era necesario situar a nuestro nefario lord sith en contextos diferentes. Así, siguiendo con lo del espejo siniestro, me cuenta de que quería un grupo análogo a los protagonistas de Star Wars. Es evidente de quiénes son el reflejo Triple Cero y BT-1, Aphra, por su lado, se hace con un tono similar al de Han: un toque de comedia, de picaresca. Son los cambios dinámicos -dado que Vader no es Luke- los que definen estos reflejos. Además, que Aphra sea una parlanchina nerviosa sirve para que haga todas las exposiciones que el estoicismo de Vader nos proporcionaría».

Aphra muestra un carisma arollador y muy desbordante, como otros personajes de Gillen (véase a su Loki), y aquí contará con dos armas de destrucción masiva: Triple Cero y BT-1, dos androides que recuerdan a C-3PO y R2-D2, solo que son unos terribles homicidas donde Gillen pone todo su humor negro y rinde homenaje a HK-47 de los videojuegos de Caballeros de la Antigua República y a UNIT y 451 de Marvel.

«Me divertí muchísimo con ellos. Siempre acababa escribiendo un cincuenta por ciento más de diálogo para Triple Cero y me veía obligado a cortarlo sin piedad, porque era demasiado. En todo momento hay un tira y afloja con eso de que son monstruos aterradores… porque también resultan adorables. Cuando la cosa se desmadraba en una dirección, me pasaba a la otra».

Vader emprende un viaje para descubrir quién es el joven Skywalker. Fuente.

El Lado Oscuro

Pero más allá de secundarios, tenemos a nuestor Lord Oscuro. El camino de Vader no será simple, ya que no solo se enfrenta a la Rebelión, sino también al Imperio. Tras su fracaso con la Estrella de la Muerte, el Emperador y muchos de los oficiales (como Tagge, con el que se enfrentó en la famosa reunión en la Estrella de la Muerte del Episodio IV) lo cuestionan: Sidious sabe que puede salir ganando tanto si se lo quita de encima como si consigue que avance gracias al odio.

En este juego de intrigas, Vader se convertirá en todo un maestro cuando coincida con la princesa Trios, a la que le demostrará qué significa lograr el poder. Además, aparece un oficial imperial, el inspector Thanoth, al estilo Sherlock Holmes que pondrá a Vader contra la espada y la pared, y un grupo de ciborgs creados por el mismo científico loco, Cylo, que creó la armadura de Vader (y que cuenta con la cara del propio Salvador Larroca en algo que se le tuvo que pasar a Marvel por alto, porque de lo contrario, a saber quién se lo explica). 

La capacidad de Gillen para repensar en la saga hace que, por ejemplo, justifique cómo Vader es derrotado al final del Episodio IV y cómo se presenta como un villano respetado al inicio de El Imperio contraataca, a lo que se agrega cómo comenzaron sus tratos con los cazarrecompensas. 

«Esa era mi historia: Vader ha de perder su posición de poder de alguna manera tras Una nueva esperanza y, después, alcanzar una nueva e incomparable cota de mando. Tomé House of Cards como referencia, una serie en la que hombre poderoso se siente menospreciado y, entonces, decide emplearse a fondo con métodos que hasta ese momento habría evitado a toda costa para alcanzar nuevas cotas de poder. Nunca dejé de tener eso en mente», Kieron Gillen.

Por supuesto, la serie cuenta con las apariciones de personajes emblemáticos de la saga como el Emperador, Jabba el Hutt, Boba Fett, Han Solo, Luke, Leia… Por tanto, se siente realmente conectada al Universo Star Wars hasta el punto de que Vader derribado es un cruce con la serie de Jason Aaron (con el que ya había trabajado Gillen en X-Men) y que no se siente lastrado por tener que leer ambas colecciones.

No suele pisar o contradecir en demasía la saga, aunque sí nos presente un encuentro entre Luke y Boba Fett años antes de su enfrentamiento en el yate de Jabba el Hutt, lo que se justifica de un modo argumental algo cogido por los pelos. Aparte de eso, decía George Lucas que Star Wars era como la poesía y, en ocasiones, rimaba y eso se ve desde un inicio en el Palacio de Jabba con un Vader que nos recuerda al Luke de El retorno del Jedi.

Darth Vader frente a unos nuevos «aliados». Fuente.

Juego de traiciones

Lo mejor es que la serie es altamente entretenida y adictiva gracias al ritmo endiablado de Gillen y su capacidad para crear momentos épicos que nos recuerdan a los mejores instantes de la saga. Si en algún momento se decidiese hacer una serie para Disney+ sobre Vader, estos cómics podrían ser un buen punto de partida, ya que Gillen se deleita escribiéndonos a este villano en un juego de intrigas épico.

«El hecho de que sintamos lástima por la vida de Vader -pero sin tenerlo claro al cien por cien- es la clave. Vader tenía que resultar aterrador. Vader, hasta cierto punto, tenía que resultar distante».

Kieron Gillen es un gran guionista que siempre aporta dinamismo a sus obras. Marvel necesitaba un escritor eficaz, original, que pudiera adaptarse a Star Wars sin sacrificar su espíritu y que, a su vez, supiese colaborar con otros autores (en este caso, con Jason Aaron).

Los Jóvenes Vengadores, The Wicked + The Divine o Die son algunas de mis series favoritas de los últimos años. Puede que en ocasiones se pierda en sus propias ideas como en Phonogram, pero en Vader decide realizar un buen blockbuster, con un aire intrépido y colmado de aventuras que, aunque en apariencia más simple, nunca sacrifica un nuevo giro, una nueva traición…

Y Gillen escribe muy bien a Vader como una fuerza de la oscuridad que, en secreto, pretende derrocar al Emperador para sentarse él en el trono, un aspecto que solo había sido insinuado en El Imperio contraataca y El retorno del Jedi, pero que vemos con más calma en esta serie. Además, también se introduce el tema de las visiones de Mustafar, que será muy importante para Darth Vader, Lord Oscuro de Charles Soule, que transcurre justo tras el final del
Episodio III: La venganza de los Sith.

Lo peor de la serie de Darth Vader es el apartado gráfico. El dibujante Salvador Larroca recuerda al caso de Ron Lim, un dibujante que, si bien comenzó con un estilo clásico, evolucionó hasta un desarrollo de «dibujo mercenario» donde aparecía en muchas series cada mes, gracias a la rapidez acabando sus páginas, pero la calidad se resentía notablemente.

Larroca ha logrado ser un autor bastante apreciado en Marvel por su carácter trabajador y cumplidor, aunque a menudo su dibujo se ve lastrado por las referencias fotográficas, el uso del Photoshop y la creación de algunas imágenes dudosas, donde hay ciertos problemas de expresividad o perspectiva. He leído que hay muchos lectores que adoran el falso «fotorrealismo» del cómic, por mi parte creo que el cómic debería ser algo más que fotorrealismo.

También es famosa la manía de Larroca de incluir a actores conocidos o tomar fotogramas de la película e insertarlos en el cómic. Mucho se ha hablado de ello y no creo que diga nada nuevo al respecto.

Las portadas de Adi Granov son un punto fuerte de la serie. Fuente.

Conclusiones

Sobre las portadas de Adi Granov, son perfectas para pósteres, camisetas… Puede que pequen del estaticismo habitual de algunas de sus ilustraciones, pero muchas de ellas son carteles perfectos para una superproducción de Star Wars.

Para ir cerrando, hasta hace poco tiempo rehuía los cómics y novelas de Star Wars pensando que eran meros productos comerciales cuya calidad era más que dudosa. Sin embargo, tras que The Mandalorian me devolviese la fe en la saga y la recomendación de los cómics de la Doctora Aphra, me sumergí en la serie de Darth Vader donde se nos presentó a la famosa arqueóloga y aventurera. No me arrepiento.

Tras su paso por las grapas y varios pequeños tomos, Planeta DeAgostini recopiló toda la serie en un tomo ómnibus al que se añaden las portadas de la serie y una serie de notas firmadas por el guionista Kieron Gillen donde nos habla de sus ideas para los diferentes arcos que la componen.

En definitiva, la serie de Darth Vader es un cómic perfecto para adentrarse en el nuevo canon de Star Wars y, pese a que tenga un apartado gráfico mejorable, siempre se siente como una gran película de la saga. Una de muchas que nos vendrán. Hasta entonces, que la Fuerza nos acompañe.

Portada del omnibus de Darth Vader. Fuente.
Darth Vader Omnibus Book Cover Darth Vader Omnibus
Star Wars
Kieron Gillen y Salvador Larroca.
Space opera.
Planeta Cómic.
2020.
Tapa dura.
736
https://www.planetadelibros.com/libro-star-wars-darth-vader-omnibus/298361

¡Uno de los más grandes villanos de ficción resurge! Recientemente derrotado a manos de la Alianza Rebelde, Darth Vader debe reafirmar el poder del Imperio en toda la galaxia. Y lo hará con puño de hierro. ¿Pero su deseo personal de venganza contra el joven Jedi que destruyó la Estrella de la Muerte distrae el deber de Vader para con el Emperador?

Comienza una búsqueda fatídica a lo largo de la galaxia que enfrentará al Lord Oscuro de los Sith con nuevas amenazas a su poder. Y, al igual que Vader, otros viejos y nuevos villanos tmarán parte en esta historia. El caza-recompensas Boba Fett. Jabba el Hutt. O la debutante Dra. Aphra junto con los droides asesinos Triple-Cero y BT-1, ¿continuará la marcha imperial de Vader o sus planes por destruir al joven Jedi lo llevarán a la perdición?


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario