Tiempo de lectura: 5 minutos

«Las palabras descienden, en pronunciada pendiente página abajo. Intercaladas, superpuestas, una estructura de micelio. Todos los relatos que hallan sus frecuencias resonantes en nuestro interior empiezan con un descenso, una caída».

Arthur Machen fue un escritor de género fantástico de finales del XIX y comienzos del XX. En obras como El gran dios Pan o La gloria secreta era capaz de plantar las primeras semillas de la fantasía oscura. Aunque su nombre parece haber quedado relegado frente a otros genios, en los últimos años se ha reivindicado su figura.

En Raptor: Una novela de Sókol, Dave McKean escribe y dibuja dos historias interconectadas: la vida de Arthur Machen cuando sufre la pérdida de su esposa y conoce a los miembros de una hermandad esotérica que podría hacer que hable con ella una vez más, y la vida de Sókol, un misterioso cazador de monstruos que, junto a su ave de presa, persigue a extrañas criaturas alimentadas por la codicia.

Estos elementos y el cruce entre ambos mundos son suficientes para que McKean pose muchas de sus obsesiones y nos entregue una interesantísima obra, tanto en el apartado gráfico, como narrativo y argumental.

La cacería y la pérdida

¿Qué diferencia la realidad de la ficción? ¿Podrían chocar ambos mundos, mezclarse a través de la grieta de la creación? Dos preguntas que nos repetimos al leer Raptor de Dave McKean y que han aparecido en otras de sus personalísimas obras, como Mirror Mask.

Conocido por ilustrar Batman: Arkham Asylum (guionizado por Grant Morrison) y colaborar en numerosas ocasiones con Neil Gaiman (su labor en las portadas de The Sandman forma parte ya de la historia del cómic), McKean es un polifacético artista que no ha dudado en utilizar cualquier técnica para captar las potentes imágenes que tiene en su mente. Conocido por ser uno de los primeros autores en utilizar programas como Photoshop, McKean también se ha distinguido por llevar su estilo al cine, dirigiendo la película Mirror Mask, donde contó con guion de Gaiman.

Hay pocos artistas en la industria del cómic que resulten tan personales como Dave McKean. Y seguramente se deba a que al autor inglés es capaz de mirar más allá del tebeo para traer todas las influencias del cine, la música, el diseño gráfico y la ilustración que forman el collage de su creación artística. Incomprendido por algunos lectores cortos de miras, aquellos que sí apreciamos su labor tenemos mucha suerte de que McKean continúe trabajando en el mundo del Noveno Arte.

Crítica-Raptor-Dave-McKean
Raptor es la primera entrega de las aventuras del cazador de monstruos Sókol, presentado por Dave McKean.

El acto mágico de crear

Desde la frase con la que comienza Raptor y que abre esta reseña, podemos vislumbrar cómo McKean plantea el arte. No es una forma de copiar la realidad. No es simple ficción. Es un modo de abrir puertas a otras realidades. Y en ello hay un acto de magia.

A partir de esta premisa que McKean lleva defendiendo con su trabajo a lo largo de toda su vida, en su guion, McKean hace una reinterpretación muy personal de La divina comedia. Machen quiere volver a ver a su mujer y Sokól persigue espejismos de lo que una vez fue. Su recorrido no se hace a través del infierno, sino a través de las realiades que se conectan por medio de ficciones, ¿o es al revés?

Para ello, McKean despliega toda una serie de técnicas a lo largo del cómic: acuarelas, retoque fotográfico, paletas de colores que diferencian mundos y escenas, montaje por medio de programas informáticos, caricatura, rupturas de página, juegos de ritmo en la narrativa… Pocos autores se implicarían tanto en los logros narrativos como hace McKean con esta primera aventura de Sokól.

Crítica-Raptor-Dave-McKean
Dave McKean logra una obra personalísima y llena de detalles.

El mundo de McKean

Cada vez que hago una reseña, completo una ficha con elementos básicos sobre lo leído, como es el género. Agregarle uno a Raptor es difícil: simplifica demasiado lo contado por McKean y, a su vez, no logra atrapar la originalidad que despliega el artista. Es inimitable y esto no es un eufemismo.

Los símbolos juegan un importante papel en la obra. Más allá de los que se relacionan con el esoterismo y el auge de órdenes como la Golden Dawn, lo que imperan son símbolos más cercanos como el espejo o el libro, ambos son puertas que nos permiten conectar con otros mundos, con otras posibilidades. Esta visión casi romántica de la realidad impera a lo largo de la historia.

Es fascinante cómo McKean aporta mundos nuevos con cada nueva obra artística que hace. El arte sirve para explorar otras realidad y pocas veces resultan tan originales como las presentadas por el artista. Sus mundos oscuros, rotos, complejos y extraños (aunque no carentes de un insólito sentido del humor) son únicos.

En esta época donde algunos lectores y artistas se conforman con dar todo bastante masticado y regurgitado (no vaya a ser que tengan que pensar), se agradece que McKean se siga abriendo a un sinfín de lecturas y presente acertijos a lo largo de una obra de una grandísima riqueza pictórica.

Abrir una página al azar de Raptor es encontrarse con una obra artística inigualable. Cada una de las viñetas elaboradas por Dave McKean bien podrían formar parte de una de sus exposiciones en galerías artísticas.

Crítica-Raptor-Dave-McKean-cómic
La pérdida de Machen marca gran parte de la historia de Raptor.Art

Conclusiones

Tuve la suerte de conocer a Dave McKean a finales de 2015 y, aparte de sorprenderme con su cercanía y afabilidad como ser humano, quedé fascinado con su arte. En 2021 pude leer Raptor para poder escribir sobre esta novela gráfica en la revista de ECC Cómics y no dejaré de estar lo suficientemente agradecido por descubrir esta primera entrega de Sokól, un personaje en el que McKean ha puesto mucho de su mundo personal. Muchos creemos que el arte de McKean será analizado en el futuro como el de uno de los grandes maestros del siglo XX y XXI.

Si Cages ya me pareció una novela gráfica que funcionaba a varios niveles, Raptor, aunque no llega a ser tan oscura como aquella, sí que plantea una serie de constantes en la obra de McKean. Como ya ha hecho en otras de sus historias, McKean no toma por estúpido a su público y es capaz de callar y dejar que el lector saque sus propias interpretaciones. Pocos son los cómics actuales que una vez se terminan de leer quedan abiertos a nuevas lecturas donde seguir descubriendo claves de su mundo. Este es el caso de Raptor, un disparador de posibilidades e ideas.

McKean ha comentado en diversas entrevistas que Raptor, una novela gráfica de Sókol debería ser la primera de una serie. Con su final, que queda abierto para contar nuevos relatos, esperamos que pronto vuelva a estos mundos donde los espejos y las bibliotecas conectan con lo imposible.

Suscríbete y recibirás una guía de dónde empezar con las grandes obras del género fantástico

Consentimiento *

Raptor Book Cover Raptor
Una novela gráfica de Sokól
Dave McKean
Fantástico
ECC
2021
Tapa dura
136
https://www.ecccomics.com/comic/raptor-11635.aspx

Sokół vaga a través de un paisaje feudal de cariz fantástico cazando monstruos por encargo de quien pueda pagar sus honorarios. Arthur, un escritor de relatos sobrenaturales en la Gales del siglo XIX, se lamenta por el fallecimiento de su joven esposa y tantea prácticas ocultistas albergando la vana esperanza de volver a verla. Ambos existen en el crepúsculo que se extiende a medio camino de la verdad y las mentiras, la vida y la muerte, la realidad y la imaginación.

Autor de Cages y Black Dog: Los sueños de Paul Nash, y galardonado con los prestigiosos premios Harvey, Aph-Art y World Fantasy, Dave McKean afronta todo un tour de force con Raptor. Una novela gráfica que oscila entre dos mundos y dos almas en conflicto, carta de presentación de un nuevo y fascinante personaje.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario