Tiempo de lectura: 6 minutos

«Una vida por un trono, un trono por una vida».

Desde que Michael Moorcock publicó Elric de Melniboné en 1961, el emperador albino se ha convertido en una de las grandes figuras de la literatura fantástica. Encarnación del Campeón Eterno, pronto surcó otros medios, desde la música hasta el juego de rol, pero fue en los cómics donde vivió su mejor alianza gracias a autores de la talla de P. Craig Russell.

Ahora volvemos a Melniboné en formato de cómic gracias al equipo formado por Julien Blondel, Jean-Luc Cano, Didier Poli, Robin Recht, Julien Telo y Jean Bastide. Como si de una gran superproducción se tratase, este proyecto de Elric (recogido en su arco titulado Primer Ciclo: Melniboné), destaca como una de las grandes joyas del fantástico en el noveno arte.

El ancestro de los grandes

Antes de que los Targaryen surcasen Poniente, ya hubo un gran rey albino que poseyó dragones.

Antes de que Geralt de Rivia se enfrentase a su propia maldición que lo hacía dependiente de las pócimas, ya hubo un Lobo Blanco atravesando los caminos de la fantasía.

Antes de que Silchas Ruina alzase sus espadas, ya hubo un maldito portando dos armas de hoja negra, ansiosas siempre de sangre.

Antes de que el príncipe Nuada llevase a cabo su rebelión, ya hubo un rey que cambió el mundo para siempre. ¿El nombre de este personaje que estuvo antes que los otros? Elric de Melniboné.

#Elric. Primer ciclo: Melniboné de @YermoEd es un adaptación al cómic del clásico de Michael Moorcock que nos recuerda la grandeza del emperador albino. Clic para tuitear

La oscuridad del emperador albino

Elric es el emperador de la isla dragón, capital de Melniboné. Tras lograr el poder, vive hastiado y consumido por sus propios pensamientos. Enamorado de su prima, Cymoril, ha decidido conservar la mesura ante los ataques de sus enemigos. Cualquier rival es nimio, ¿por qué preocuparse?

Sin embargo, su primo, Yyrkoon, hermano de Cymoril, busca derrocar a Elric, casarse con su hermana y quedarse con el trono si el emperador ha traicionado las raíces belicosas de su pueblo.

A lo largo de esta odisea que nos evoca a los clásicos, podemos encontrar símbolos, pactos infernales, guerras, traiciones, desventuras, sorpresas… que marcarán a estos fascinantes personajes que han hecho de Moorcock uno de los grandes del fantástico.

Los sueños de un emperador

Uno de los aspectos positivos de esta adaptación de Elric es que puede añadir elementos que aparecen en las secuelas de la obra original. Así la unidad es todavía más clara y permite que el cómic funcione como una adaptación completa de las novelas de Moorcock:

«¿Puedes soñar, Cymoril? ¿Llegas a esperar que todo esto no sea más que un sueño? ¿Qué incluso nuestras existencias no sean más que un largo espectáculo cuyo desenlace el destino nos obliga a esperar?

He vivido tantas cosas que no pueden ser reales… Tantas cosas ue nuestros magos no podrían explicar… He buscado perlas en el desierto de los suspiros. He vencido a hechiceros inmortales en planos que ya no existen…

He viajado al pasado bajo las velas de un capitán ciego. Me he reencontrado con compañeros de armas desconocidos que lo sabían todo sobre mí. he vivido en mazmorras y dormido en estables. he conocido el frío, el hambre, la soledad. me he visto morir. Creía poderte salvar. ¿cuánto tiempo podremos vivir en este sueño, Cymoril. ¿Cuánto tiempo podremos huir de nuestro propio destino?”

Reseña-Elric-de-Melniboné
Elric es el astuto emperador y hechicero albino que marcará el destino del Orden y el Caos en su mundo. El tomo integral de Yermo nos permite descubrir el primer ciclo de sus aventuras.

El inicio de la travesía de Elric

Este es el punto de arranque de la aventura de Elric, de cómo vence una batalla y pierde su trono, de los pactos que hace con dioses y demonios, de cómo descubre que él será quien destruya Melniboné, de su viaje de redención y los descubrimientos que le cambiarán para siempre.

Y así, ya en su primer ciclo, contemplamos un viaje que dista de ser el viaje del héroe, más bien es la travesía de un antihéroe que debe decidir en qué se convierte. Y no es una historia que se quede en la ficción, sino que cruza hasta nuestra realidad.

Como bien comenta el guionista, mago y amigo de Moorcock, Alan Moore, en su introducción, redescubrir a través del cómic a Elric es también contemplar cómo el personaje pertenece eterno aunque nosotros cambiemos. A su vez, sin ánimo puramente escapista, podemos ver en la historia del emperador la oscuridad que imperaba en la sociedad inglesa cuando Moorcock empezó a contar sus historias.

crítica-elric
Elric protagonizará un amor marcado por la tragedia.

El abrazo de la oscuridad

A través de un estupendo uso del ritmo compositivo, el cómic de Elric nos hace viajar junto a su protagonista por un mundo lejos del heroísmo más simplista. Hay crueldad, muerte, desgracia y tragedia en el viaje del emperador que renunció a todo para descubrir la verdad sobre sus orígenes.

Puede, no obstante, que algunos cambios se perciban del primer arco al segundo, aunque la obra logra mantener una unidad temática y gráfica que no afecta al resultado final. Y esto se agradece cuando, en otros cómics, una selección de artistas dispares puede acabar dañando la obra.

A nivel argumental, el propio Elric, una vez acepte su aciago hado, intentará proteger a la persona que más ama y eso lo conducirá a la tragedia que bien retratan los dibujantes de la obra. Alejándose de su amada, querrá evitar que el destino se cumpla, sin comprender que serán estos mismos actos los que harán que se cumpla. Hamartia: el error trágico del héroe.

Reseña-Elric-de-Melniboné
La grandiosidad del mundo de Elric es reflejada a la perfección en el cómic.

Fantasía oscura

El género fantástico tiene una deuda con Elric, padre del protogrimdark, y este espléndido cómic editado en nuestro país por Yermo Ediciones adapta las primeras novelas que nos presentaron al orgulloso y cruel emperador. Con un estilo deslumbrante, cada una de las páginas se disfruta como una obra de arte.

Disfrutar de este cómic es disfrutar de nuevo de las novelas de Moorcock, a la vez que nos permite redescubrir nuevos detalles que hacen que el propio escritor confirme esta adaptación como su favorita de las que se han hecho hasta el momento sobre el emperador albino condenado a destruir su propio imperio y todo lo que ama.

En cuanto a la estética y la ambientación, digna de la fantasía más oscura, los creadores reconocen el trabajo de Clive Barker en Hellraiser (la violencia y el cuero impera en el cómic) y de H. R. Giger como dos fuentes de las que han bebido sus empreadores, reyes, dioses y monstruos. Por ello, vemos una Melniboné consumida por poderes oscuros, con esclavos que son desangrados para alimentar a sus señores.

elric-de-melniboné-reseña-comic
Los personajes de las historias de Michael Moorcock cobran una nueva vida en el cómic.

El regreso de los dragones

Elric es entregarse al sentimiento de fantasía sin límites. Moorcock, que nunca fue un gran fan de J. R. R. Tolkien y sus imitadores, decide entregarse a fuentes como Robert E. Howard y las leyendas más clásicas, con espadas que bebían sangre o personajes que anhelan ante todo el poder, u obras clásicas como Macbeth de William Shakespeare. Todo ello empleado a la hora de recrear desde una perspectiva más pesimista el fantástico.

Eso queda representado perfectamente en este cómic donde conoceremos a traidores, dioses, demonios, muertos vivientes y otros personajes que pueblan un mundo colmado de magia, una magia oscura y embriagadora.

Si por algo destaca esta nueva adaptación de las aventuras de Elric es por un acabado gráfico que nos hace soñar con aquellos mundos que una vez imaginamos. Para todos aquellos que anhelamos una versión seriéfila de los libros, como aquellas de las que ha disfrutado el mundo de Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin, este cómic es un regalo.

El mayor defecto de Elric es que se pasa en un santiamén y quizá con más páginas se podría profundizar más en su trasfondo. Sin embargo, para ello siempre nos quedarán sus novelas.

Reseña-de-Elric
Las inmensas batallas del mundo de Elric son retratadas con gran fidelidad en el cómic.

Conclusiones

La edición de lujo de Yermo, aparte de la consabida tapa dura, incluye una introducción de Michael Moorcock, los textos que Neil Gaiman y Alan Moore escribieron como introducción para los primeros tomos, y una serie de extras como bocetos y portadas alternativas que hacen que sea un regalo perfecto para todos los admiradores de Elric o los fans que deseen conocer al emperador albino.

En 1961, Elric nos descubrió la magia de los mundos imposibles, de espadas que se convierten en amantes, de amantes que mueren por la espada. En 2022, este cómic, Elric. Primer Ciclo: Melniboné, nos lo redescubre y nos entrega la fascinación más grande que existe: la fascinación por la fantasía.

Suscríbete y recibirás una guía de dónde empezar con las grandes obras del género fantástico

Consentimiento *

Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario