Escribí este pequeño texto el pasado viernes, pero como sé que las redes sociales son traidoras, he decidido dejarlo también por el blog: 

Hoy
me he despedido de muchos alumnos y de muchos compañeros. Se acabaron
las prácticas de profe y comienza una nueva etapa de profe y
juntaletras.

Solo puedo decir cosas buenas de la mayoría de mis
alumnos y de los compañeros que han demostrado serlo. Algún día os
convertiré en una novela; esto bien podría ser un regalo o una
maldición.

Les doy las gracias por su creatividad, su magia y todo lo que me ha revivido en estos meses.
Algunos me dejaron estos obsequios tan bonitos: una taza con dedicatoria y chocolates 😁, un anillo de poder para gobernarlos a todos 😊 y unos guanteletes del infinito para hacer el chasquido y borrar de la existencia a unos cuantos 😂
Me han conocido muy bien y espero yo haberlos conocido a ellos. Ha sido una gran e inolvidable experiencia.
Como decía Gandalf, “no diré que no lloréis, pues no todas las lágrimas son amargas”. 

Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario