Tiempo de lectura: 3 minutos

“Sólo
era una excusa para tener un trozo más”

Black
Mirror
es una de esas series que te conmueve y te destroza hasta que te quedas
a merced de ella. En el primer episodio de la segunda temporada, Be right back lo vuelve a hacer.


¿Por qué? Porque es ciencia-ficción de
la buena, lejos de los vicios de la space opera, fijándose en formular
preguntas sobre cómo será nuestro futuro, que no hacen más que hablar de
nosotros mismos y lo que nos pasa ahora.

La serie ha regresado con Be
right back
, un relato sobre la pérdida en el mundo del 2.0. Todo comienza con una mujer
normal, Martha (interpretada por una estupenda Hayley Atwell[1]).
Ella pierde a su marido, Ash (interpretado por un fantástico Domhnall Gleeson[2])
en un accidente de tráfico. Poco después, la viuda consigue una aplicación que lee todos sus
correos, sus Tweets, sus mensajes de Facebook… Y crea un doble “bot” que
responde y habla como si fuese él. Pronto, la joven esposa empieza a sentir que
ese “fantasma digital” es más que real.

¿Y si nunca perdiéramos a nuestros seres queridos?

El tema de la muerte y lo duro de decir
“adiós” que tratase con sus marcianos Ray Bradbury en Crónicas Marcianas, es el
tema central de este intenso capítulo, escrito por Charlie Brooker, el creador
de la serie. En este capítulo, reflexionamos sobre quiénes somos y hasta qué
punto las nuevas tecnologías nos están marcando. ¿Crearíamos un fantasma de
alguien que amamos con tal de no perderlo?

Pese a ser ciencia-ficción, Black Mirror encuentra su fuerza para
conmover apoyándose en un futuro cercano, donde los móviles, ordenadores y
demás no distan mucho de los actuales. Es más, uno se llega a preguntar si esta
aplicación para “resucitar” a nuestros muertos no se estará preparando en algún
garaje de Silicon Valley.

Be right back es un episodio más cercano al tercero de la primera
temporada: Toda nuestra historia, el relato del matrimonio que tenía
implantes para recordarlo todo. La morbosidad de El himno nacional y la grandeza (en la pequeñez) de 15000000 de méritos no está aquí, pero
eso no es malo[3].

 

El horizonte de la nada.

 

 Be right back es la demostración de que cuando
muramos, ya no iremos al cielo, sino a la nube, esa que está formado por
nuestros tweets, nuestras actualizaciones de Facebook y todas esas huellas que
dejamos por delante.

Black Mirror ha regresado por todo lo alto y con
ello la sensación de malestar y las preguntas que le quedan al espectador tras
verla.






[1] Actriz
que vimos como Peggy Carter en Capitán América, el Primer Vengador.

[2] Actor
que hemos visto en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte además de cintas
como Dredd. Como curiosidad, es hijo del actor Jack Gleeson.

[3] La
primera temporada se compone de tres capítulos de casi una hora. La segunda
temporada seguirá esta tónica.


Descubre más desde Carlos J. Eguren

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

Deja un comentario