Tiempo de lectura: 15 minutos
Balance 2023
Hacemos balance de todos los avances que ha traído este 2023 como escritor y como seguidor del género fantástico.

Termino 2023 con COVID (cuando ya no es mainstream) y una posible costilla rota (ya os contaré cómo lo logré) y, pese a todo, 2023 podría haber sido peor. Es más, no lo considero un mal año (aunque espero algo mejor de 2024).

Cambios

El mayor cambio de estos doce meses ha sido a nivel profesional: he llegado a mi destino definitivo como profesor. Sí, suena épico eso de «destino definitivo», pero me refiero a que ya tengo instituto donde me jubilaré (si es que llego…). Y he tenido suerte. Posee un buen claustro con un buen alumnado y me he sentido bienvenido, así que no me arrepiento de haber dado este salto.

Concursar para obtener un destino definitivo es como jugar a la lotería, solo que sin ser el impuesto de los tontos, así que estoy contento. Me ha ido muy bien. No me puedo quejar.

Mis libros e historias

En los últimos meses, he publicado dos libros.

Historias de la Máquina del Caos

Historias de la Máquina del Caos fue una publicación pequeña y nacida de un enfrentamiento conmigo mismo: era publicarlo ahora o nunca. Me explico: quise sacar a luz una colección de cuentos desde 2014. En 2020, la correctora hizo lo suyo con el manuscrito y, en medio de la pandemia, abandoné el proyecto hasta finales de 2022. Soy así.

Al menos, el libro existe, aunque salió más por mi deseo de que viera la luz que por otra cosa. Algo es algo.

Portada-Historias-de-la-Máquina-del-Caos
Historias de la Máquina del Caos es un conjunto de sueños febriles sobre los horrores de estar vivo… o dejar de estarlo.

La segunda muerte de Lázaro

Le puse más ganas a La segunda muerte de Lázaro que funcionó bajo impresión mejor que en digital y, gracias a él, fui a mi primer club de lectura como autor.

Una pena que tenga pocas reseñas y haya pasado desapercibida. Es una novela muy distinta a lo que suelo escribir, pero también sé que podría haber resultado polémica. Algo de lo que me… libro (nunca mejor dicho, je).

La segunda muerte de Lázaro de Carlos J. Eguren
La segunda muerte de Lázaro es mi novela de 2023.

En proceso de revisión editorial

De la época en la que escribí ese libro, hay otro proyecto que lo tiene una editorial y ha pasado a la segunda fase de la criba que abrieron hace poco. ¡Es una buena noticia! Ojalá tenga suerte y vea la luz con una editorial. La autopublicación me deja cada vez más exhausto anímica (y monetariamente).

Por cierto, este año me han rechazado varias veces en varias editoriales. Stephen King decía que, cuando estaba empezando, colgaba cada carta de rechazo con un clavo, en la pared. Pronto, ese clavo empezó a ceder por el peso de los «no». ¿Su solución? ¿Dejar de escribir? No, buscar un clavo mayor. Amén.

Stephen King escritura
Un jovencísimo Stephen King preparando sus primeras historias.

El proyecto secreto

Entre los proyectos secretos (toma esa, Brandon Sanderson), escribí una obra junto a mi novia. Hace unas semanas la enviamos a editoriales. Fue un ejercicio de constancia y cocreación del que aprendí muchas cuestiones interesantes, como a sentarte todos los días a escribir, aunque te cueste o dudes de ti mismo.

Llevo mucho tiempo escribiendo, pero debo reconocer que la escritura nunca deja de sorprenderte, sobre todo cuando tienes a alguien a tu lado mientras vas tecleando y creando mundos.

Reseña-Babel-R-F-Kuang
Esta obra tuvo parte de la culpa de que escribiésemos mi pareja y yo nuestra historia…

El proyecto isekai

Actualmente, estoy escribiendo una novela sobre rol que me gustaría compartir el próximo año, aunque ni siquiera fuera publicándola de modo tradicional o a través de Amazon. Eso me llevaría a repensar el modelo de la web y mil dolores de cabeza más.

Por ahora, os hago muchas preguntas sobre el proceso de creación a través de cierta red social. Si os animáis, espero vuestros votos, comentarios, etc. Sobre su estilo, decir que es fantasía con un claro homenaje al rol tipo Dragones y mazmorras. Ojalá salga bien.

Crítica-Stranger-Things
Joseph Quinn como Eddie, el metalero líder del club de rol, es uno de los mejores personajes de esta nueva entrega de Stranger Things. Se roba su primera escena.

El lado malo

Sin embargo… el lado negativo es que he empezado y dejado muchos proyectos. Me falla la constancia y la pasión. Si en algo se parece la escritura a la docencia es que es una carrera de fondo: si empiezas a toda velocidad, quizá no llegues a la meta y te quedes por el camino. Siento que escribir es cada vez más difícil.

Y sé que debería pensar más en la propia historia y olvidarme en lo que hay a su alrededor (la publicación, la lectura…), pero a nadie le gusta escribir para que nadie lo lea (creo yo…). No obstante, ¿acaso no dependo tan solo de mí? Me puedo preocupar por los demás y pensar todo el día en ellos, pero, al final, ¿qué más da? Solo puedo decidir por mí.

En definitiva, al respecto solo añadir que, si te gusta una obra, la recomiendes y la compartas. No sabes el inmenso favor que haces al apoyar a los artistas que te ayudan a seguir adelante.

Aprender a escribir ciencia ficción con Doctor Who
Todos podemos inspirarnos con libros, cómics, películas, canciones, videojuegos… y series como Doctor Who. De ahí este post que he preparado para todos los juntaletras y artistas en general. // Imagen a partir de los cómics de la BBC.

Lecturas de libros y cómics

Según Goodreads, he leído 196 obras. Podría haber sido un año mejor, porque he sufrido varias crisis lectoras, pero me quedo con lo positivo y destaco varios títulos que me han gustado.

Superhéroes y gente en pijama

En cómics, remarco en la vertiente de los supers a Wonder Woman: Historia (de lo mejor que se ha hecho con la mitología de la superheroína, tal y como dejó claro James Gunn en redes sociales). Otro título de DC que me ha gustado, aunque por ser más “friki”, ha sido Dark Knight of Steel: imagínate a Superman, Batman, Green Arrow, Wonder Woman y compañía… pero en la Edad Media, a lo Juego de Tronos. Tom Taylor (Injustice) es un especialista en hacer estas reinvenciones).

critica-wonder-woman-historia
Wonder Woman Historia es uno de los grandes cómics de la amazona.

Relecturas y descubrimientos

Aunque releí obras como la épica 300 o uno de mis tebeos favoritos Clase Letal, también probé con el cómic italiano como Dylan Dog, pero si quiero reivindicar obra de un autor en este 2023 es la de Ram V: porque Costas salvajes es una revisión del mito vampírico y del colonialismo fantástica, pero Las muchas muertes de Laila Starr es uno de esos tebeos que si te pillan en el momento oportuno, te cambian.

Laila-starr-reseña-cómic
Por suerte, Las muchas muertes de Laila Starr esquiva la bala de convertirse en un cómic más de luchas, conspiraciones y pijamas.

Salido de la manga

En manga, aparte de llegar al último tomo de la magistral Berserk escrito y dibujado por el tristemente desaparecido Kentaro Miura, me quedo con el clásico Lady Snowblood, un manga fantástico cuyas pelis fueron fusiladas por Tarantino para Kill Bill. Destaco, además, el arranque de The climber de Sakamoto, un manga sobre escalada, sobre todo cuando su obra sobre Drácula fue correcta, pero no me volvió loco.

Una obra maestra

Con respecto a novelas, he saldado una deuda pendiente con un gigante literario como es Cormac McCarthy con Meridiano de sangre (ojalá pronto tengamos un programa sobre este título en Viajeros de la Noche). Es una de esas obras maestras que te llenan de preguntas. Necesitamos libros así.

Reseña de Meridiano de sangre
Hablamos de Meridiano de sangre y su importancia dentro y fuera de la literatura.

Clásicos y más clásicos

Este curso he empezado a impartir la materia optativa de Literatura Universal, así que me he puesto a repasar clásicos como La Epopeya de Gilgamesh, Macbeth, Madame Bovary o Rebelión en la Granja. Entre las relecturas que he hecho, debo hablar de esa máquina del tiempo que sido La Comunidad del Anillo (de pronto, volví a tener trece años, cuando la leí por primera vez).

Reseña-Epopeya-de-Gilgamesh
La Epopeya de Gilgamesh sigue siendo una obra fascinante. Más allá de la aventura, también existe algo primordial: la búsqueda de sentido.

Viva el Lado Oscuro

Con respecto a las obras más frikis que he leído, ¿os he dicho ya que Darth Plagueis de James Luceno me parece una de las mejores novelas de Star Wars y, en general, una gran space opera sobre la caída en los infiernos?

Dentro del terror y el fantástico en general, he tenido un buen año gracias a Mariana Enríquez y su Nuestra parte de noche (genial también en la no ficción con su colección de ensayos periodísticos, El otro lado), a Stephen King (relectura de Carrie y La chica que amaba a Tom Gordon, y lectura de un título de no ficción: Danza macabra) y Ferrán Varela (La danza del gohut y El arcano y el jilguero). Todos ellos tratan una versión oscura de la fantasía que adoro con toda mi alma.

La danza del gohut de Ferrán Varela reseña
La danza del gohut es una de las grandes novelas a reivindicar en el panorama del fantástico español.

Sandman y el ciclo onírico de Lovecraft

Precisamente mezclando fantasía y terror, Neil Gaiman es un maestro y he tenido la suerte de redescubrir The Sandman a través de Audible. En serio, si nunca has probado este formato de audiolibro (¿o audiocómic?), deberías estrenarte con Morfeo y los Eternos.

Para cerrar, curiosamente, hablaré de los cuentos que marcaron mi enero y febrero de 2023: las que conforman el ciclo onírico de H. P. Lovecraft. Aparte de leer muchos de sus mitos, quise centrarme en esta vertiente más fantástica del autor de Providence y ha sido un absoluto acierto. Si no habéis probado las historias de Randolph Carter, dadle una oportunidad (al igual que a las adaptaciones de los mitos que ha hecho Gou Tanabe al manga, ya de paso).

Visionados de películas y series

He visto menos que otros años, pero como no hago conteo, no pasa nada. Debería, eso sí, centrarme en volver a ver buenas pelis y series en 2024. Así que opino que he visto pocas películas de este año. Mi favorita ha sido Spider-Man: Across the Spider-Verse, porque marca un antes y un después en la historia del cine (de animación y fuera de la animación).

Seguida de la entretenida Dragones y Mazmorras: Honor entre ladrones. Sí, soy un señor con gustos sofisticados. Con ese aire «disfrutón», también me lo pasé bien con Indiana Jones y el Dial del Destino.

Guardianes, tragedias, reyes y justicieros

Y no me olvido de lo más decente que ha sacado Marvel en mucho tiempo: Guardianes de la Galaxia. Vol. 3, una genuina despedida a unos personajes que ya son icónicos.

En un apartado más técnico, disfruté bastante de Athena, una película que ha pasado desapercibida, pero que adapta a los suburbios parisinos las claves de la tragedia griega.

Entre las revisiones, destaco Excalibur, que la vi demasiado de crío, y debo agradecer a J. J., mi compañero de Viajeros de la Noche, que me la recomendase: no hay mejor adaptación de la leyenda artúrica.

También por el especial de Batman que hicimos volví a ver Batman: La Máscara del Fantasma, una de las mejores cintas que se han hecho sobre el Caballero Oscuro.

Reseña de Guardianes de la Galaxia 3

Supervillanos teatrales, mafiosos, virus y samuráis

En series disfruté mucho del aire macarra de The Boys y eso que su cinismo suele cansarme. Eso sí, se traiciona a sí misma al final de la tercera temporada al decidir convertirse en ese tipo de historias de superhéroes que ellos mismos juraron destruir.

Podría decirle que le pasa un poco lo mismo a Barry: empieza siendo una cosa y termina siendo otra y, aunque es correcta, da algún que otro traspiés.

Continuando con un tono más “serio”, The Offer (la adaptación de cómo se hizo El Padrino) fue una gratísima sorpresa y más para mí, que sigo sin entender por qué adoro tanto el cine de mafiosos (¿?).

En medio, el éxito que ha quedado rápidamente olvidado: The Last of Us, una buena adaptación, pero que no llegó a maravillarme como otras producciones de HBO del calibre de La Casa del Dragón, por ejemplo.

Sobre las series de Star Wars, me lo pasé genial con Ahsoka, aunque, como me temía, acabé queridísimo de los “debates” idiotas sobre ella en redes sociales, tanto que no quise hacer un Viajeros de la Noche dedicado a la primera temporada de nuestra togruta favorita.

Y ahora que estamos en confianza y quiero que me perdáis cualquier tipo de respecto que pudiese quedaros hacia mi persona, me lo pasé bien con Willow. Lo siento.

Reseña-The-Boys
The Boys perfila y mejora algunos aspectos del cómic para lograr ser una serie que supera a todas las demás del «género» de superhéroes.

El regreso de Doctor Who

Esta recta final de 2023 ha estado marcada por el regreso de Doctor Who con Russell T. Davies, David Tennant, Catherine Tate y el compositor Murray Gold. No podía haber un sesenta aniversario mejor. Además, me ha ilusionado volver cada fin de semana a ver Doctor Who y el encarnado por Ncuti Gatwa me parece prometedor. ¡Y qué bien es ver Doctor Who sin tener que acudir a la Bahía del Pirata!

The Church on Ruby Road
Desde 2005, Russell T. Davies nos ha demostrado que es capaz de hacernos empatizar con sus personajes en tan solo unos minutos. En 2023, con el especial navideño, vuelve a conseguirlo.

Arcane, Cyberpunk y Berserk

En animación, tengo varios títulos entre mis favoritos. He vuelto a ver Arcane: debe ser la décima vez; fue para grabar nuestro especial del pódcast Viajeros de la Noche. Para mí, es una obra que marcó un antes y un después. Siempre que escribo algo sobre fantástico, es la cima a la que intento llegar.

Si Arcane fue mi Arcane de 2021 (je), Cyberpunk Edgerunners fue el de 2022, aunque lo concluí tarde y lo volví a revisar con mi pareja a comienzos de 2023, así que permitidme que lo destaque. Un día debería investigarse cómo CD Projekt Red fue capaz de salvar Cyberpunk 2077 tras su desastroso estreno.

También he visto por primera vez el anime de Berserk y, aunque sabía todo lo que iba a pasar por haber leído el manga, ha sido asombroso ver cómo sorprendió a mi pareja y nos permitió compartir esta obra de Miura.

Vikingos, vampiros y dioses

En la vertiente de animes de protagonistas que lo pasan mal, disfruté bastante de Vinland Saga y la historia de Thorfinn. Ya sabéis que Vikings fue una de mis series favoritas de los últimos años, así que retomar una historia sobre héroes nórdicos estaba entre mis propósitos. Además, es genial cómo subvierte las expectativas de su género: estas obras suelen ir sobre un personaje que se vuelve más poderoso de un modo violento, en cambio Thorffin se vuelve más poderoso cuando aprende a no usar la violencia.

Dentro de esos animes perdidos de Neflix, también pude ver uno casi desconocido y que no es del todo un anime, ya que viene de China. Me refiero a La vida diaria del rey inmortal, una historia de un dios adolescente, una escuela, un torneo y un romance por el que romperías el espacio tiempo. Sí, soy un ñoño.

No es anime al 100%, pero por fin concluí Castlevania, que está basada en un videojuego japonés y su estética, al fin y al cabo, recuerda a los dibujos del mundo nipón. La tenía pendiente desde hace mucho tiempo (la empecé en su día, pero eso que lo vas dejando…) y, aunque a menudo se pierde, me lo he pasado muy bien. Comencé, además, Nocturne, su secuela, pero me está diciendo entre poco y nada.

reseña-vox-machina
Vox Machina fue una de las sorpresas de 2023, aunque me costó meterme en ella al principio.

Rol, space opera y samuráis

Hablando de fantasía en animación, disfruté mucho de las dos temporadas de La leyenda de Vox Machina, que no deja de ser una partida de rol en dibujos. También en la vertiente estadounidense y starwarsera, querría destacar The Bad Batch, cuyos capítulos sobre Crosshair me parecen simplemente magistrales y, ya que menciono Star Wars, tengo que señalar Visions que, con su segunda temporada, se ha expandido y ha contado con España para el maravilloso corto de Sith.

Pero la animación de 2023 tiene un título propio y es Blue Eye Samurai, que ha sido mi Arcane de este año. Me pilló de sorpresa (esperaba que fuera Onimusha la que me gustase…), pero de pronto recibí la magistral historia de Mizu y doy las gracias por su renovación. Si no la habéis visto, ¿a qué estáis esperando?

crítica-blue-eye-samurai

Videojuegos:

He tenido la fortuna de jugar más que otros años y, como todos los expertos señalan, 2023 ha sido un gran año para este campo. No solo por los estrenos, añadiría yo.

He disfrutado de Persona 5, que es una frikada rolera, pero mi tipo de frikada rolera. Básicamente, un anime jugable.

También mi vena de fan de Star Wars ha recibido su dosis de droga con Jedi Survivor, que quizá me lo pasé demasiado rápido y me dejó menos huella de la que esperaba. Al menos lo disfruté más que Zelda: Tears of the Kingdom (¡sacrilegio!), pero es que yo quería jugar a Zelda, no sacarme un máster en ingeniería aeronáutica. Peor resultó ser Hogwarts Legacy, cuyo único mérito es hacer que todos sus personajes sean odiosos. Al menos, por su culpa me hice con la PS5.

FFXVI

El videojuego del verano fue Final Fantasy XVI. Se está convirtiendo en una tradición el pasarme juegos de FF en verano. Muchos lo han criticado y entiendo que necesita un DLC que le quite y no le ponga: me refiero a quitarle misiones tontas y centrar más la trama, pero… es espectacular, tiene una gran historia y musical y visualmente deja huella.

Héroes y decepciones

Entre los aspectos positivos destaco que ahora mismo acabo de terminar el fantástico DLC de God of War: Ragnarok, que lo único malo que tiene es su perezoso título: Valhalla. Es un magnífico epílogo a la saga de Kratos.

De estos meses finales del año se ha hablado mucho de Spider-Man 2, con el que todavía estoy, aunque siento que me ha decepcionado un poco y puede ser que esté siendo injusto: últimamente no soporto mucho a los superhéroes y eso que Spidey es mi favorito.

reseña-god-of-war-valhalla
Kratos deberá ser juzgado por fuerzas mayores que él mismo… ¿O por él mismo?

¡Baldur’s Gate 3!

Pero sería injusto que no hablase ni un poco del que puede que sea el juego del año o… de la década (el tiempo decidirá). Me refiero a Baldur’s Gate, que es lo más parecido a una partida de rol que puedes jugar en videojuego y que, aunque lo empecé la semana pasada, ya se ha convertido en una de mis obsesiones.

No es perfecto: tiene bugs y algunos problemas, pero todo ello está compensado por unos personajes geniales con los que nunca paras de relacionarte (¡Astarion! ¡Karlach!) y siempre hay algo que te sorprende.

Aunque de este estilo solo jugué en el pasado a Sacred, Dragonage y Skyrim, puedo decir que con este me lo estoy pasando genial y me ayudará, sin duda, a crear futuras historias.

Solo añadir que es uno de esos juegos que cambian tu forma de jugar: la misión principal te da igual, tú lo que quieres es explorar y descubrir más de su mundo. ESO es crear un buen juego.

Baldurs-gate-3
Mi vida ahora mismo: Baldur’s Gate 3.

Música

Hace tiempo que no llevo un registro exacto (¿quizá debería retomarlo?) sobre la música que más escucho, pero puedo decir que, según Spotify, lo que más he escuchado ha sido la música de Trevor Morris para Vikings, Bear McCreary para God of War, Susumu Hirasawa para Berserk y…  Måneskin, porque en el fondo soy un niño de quince años, ¿no lo sabías?

Y hasta aquí mi repaso por obras.

YouTube Vs Web

Centrándome en la web, YouTube y redes sociales… debo decir que no me arrepiento de haber cerrado Facebook e Instagram. Aunque he sido tan visionario que lo he hecho en el año en que se han cargado Twitter. Ay. Probé otras cosas como Mastodon o BlueSky, pero ha sido una pérdida de tiempo… Al menos, conservo Goodreads, Filmaffinity y Letterboxd, que no sé hasta qué punto son redes sociales.

Sobre la web, aunque he intentado ser constante, ha crecido menos de lo que debería y me temo a que se debe sobre todo a que la lectura llama poco en una época donde prima el pódcast y YouTube.

De ahí que en 2024 haya decidido seguir con el pódcast de Viajeros de la Noche (si mis compañeros me soportan) y quiera incentivar YouTube, que es el espacio donde más he crecido, aunque también el que lleva más tiempo por el tema de la odiosa edición. Al menos, allí hay comentarios y debate. 

(Si quieres echarme una mano por YouTube, puedes suscribirte, ver los vídeos y comentar. ¡Gracias por hacer caso al hipnosapo!).

Nuevas metas para 2024

No me gusta escribir sobre metas porque luego pasa el tiempo, las ves, sabes que las has incumplido y te dan ganas de tirarte por un puente (del Baldur’s Gate). Pero como todo lo que queda escrito al final acabas cumpliéndolo (o intentándolo cumplir con más fuerza que si no) por cabezonería, decir que me gustaría crear una estrategia de crecimiento en YouTube, acabar la novela de rol que estoy escribiendo, publicar o autopublicar alguna nueva obra y mejorar mi salud, que romperse una costilla no debería ser algo normal a mi edad. Ay.

En definitiva, espero que 2023 se haya portado bien con vosotros y, si no es así, lo paséis por la espada y sigáis con vuestro viaje, ya sea con elfos vampiros, guerreras de la oscuridad o cualquier otra criatura con la que os crucéis en este 2024.

Suscríbete y recibirás una guía de dónde empezar con las grandes obras del género fantástico

Consentimiento *

Carlos J. Eguren
admin@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

4 comentarios sobre “Balance de 2023

  1. Amigo Carlos, tenía pensado escribirte un correo desde hace más de un año o algo así, se ve que tiene que pasar un año entero para que vuelva a escribirte. Después de leer esta entrada, como no sé muy bien cómo enfocar ese dichoso correo, he considerado enviar una respuesta a esta entrada de tu blog.

    Pero lo primero es lo que suele decirse en estas fechas, ¡feliz año nuevo!, y ojalá el 2024 sea un año memorable que haga olvidar o cuanto menos entierre en lo más hondo lo feo del 23 y de años anteriores. Cierto es que no te has despedido del 23 ni das la bienvenida al 24 en las mejores circunstancias, digo esto por lo de tener que lidiar con el COVID (espero que lo sobrelleves sin los síntomas más molestos y puñeteros que suelen venir asociados) y por esa costilla rota (¿no se te habrá ocurrido imitar a nuestro querido vecino el Trepamuros o algo así? Disculpa la broma, bastante fuera de lugar quizás, espero que se recupere pronto, que eso tiene pinta de doler un cosmos entero). Que te pongas bueno cuanto antes y bien y salgas fuerte de esto.

    Bueno, el balance de este pasado 2023 no parece tan malo, a pesar de algunos detalles que comentas. Ante todo, enhorabuenísima por haber conquistado esa plaza de profesor, muy pero que muy buena noticia y alegría que me das. Creo que el revuelto mundo de la educación ha ganado un esforzado paladín que se merece estar donde está y llegar aún más allá, desempeñando por el camino su labor con la pasión que te caracteriza, que espero contagies a muchos alumnos, a los que dejes una buena marca (no la del Zorro, a menos que alguno se lo merezca, que los habrá).

    En cuanto al ámbito de la escritura, supongo que es complicado conseguir repercusión para las obras de cada uno, habiendo tanta oferta en el mercado, tanto autor y libros, estando algunos respaldados por editoriales, da igual que no sean los grandes tiburones del cotarro, y también apoyados desde redes sociales. Algo con lo que casi no pueden pelear en igualdad de condiciones, supongo, los que tiran por el camino de la autopublicación. A menos que, casi milagrosamente, lo petes y el boca a boca (o el poner estrellitas en Goodreads) obre su magia y se acerquen a tus libros nuevos lectores. Sí, debe ser muy –perdón– jodido para un autopublicado o para quien publica en una editorial muy pequeña y con poca visibilidad conseguir que sus obras lleguen a más gente. Conste que no lo digo desde la experiencia personal, algo que cada vez veo más ajeno y distante a mí, sino por lo que leo en redes a muchos autores que se lanzan al ruedo de la publicación independiente. La cuestión es que has dejado dos muescas más en tu camino, es decir, tienes dos libros más que ya son una realidad y no un documento guardado en una carpeta en un disco duro, y eso no deja de ser un triunfo, tal como está el panorama. ¿»La segunda muerte de Lázaro» es el borrador que me pasaste con el título de «Dogma»?

    Lo de los rechazos editoriales, bien, ésa es otra historia. No puedo opinar, ni debería opinar. Puedo imaginar lo duro que será hacerte con una colección de los mismos, que puede llevarte a dudar de ti mismo, de si no eres tan bueno como pensaste, que si lo que escribes no es para todos o para nadie. Creo que el ejemplo del tito King debe ser la principal inspiración para esta carrera de fondo: persistir. De paso, mejorar lo que se pueda en el sendero de la escritura. O alcanzar tu propia voz, sin importarte a quién le pueda gustar realmente lo que escribes, y que un inesperado día te responda una editorial para decirte «te queremos con nosotros, queremos tus obras, es lo que buscábamos, es realmente bueno». Así que a tomar sopa de perseverancia. Admito que es fácil soltar aquello de no desesperarse por ver puertas cerradas y oportunidades perdidas, que la tentación de tirar la toalla y/o hincharse a antidepresivos está ahí agazapada bajo la manta y aguardando su momento, pero es lo que se me ocurre ladrar. Sí, vale, sin tener ni puñetera idea de cómo funciona todo esto.

    Ojalá tengas suerte con ese proyecto que ya está en manos de una editorial y ha pasado la segunda fase de criba. Que le den ya luz verde (¿es la verde u otro color para hablar del ok?) y se haga realidad. Que sea otra muesca más, otro pequeño gran triunfo. Y suenan muy interesantes tu proyecto secreto y el proyecto isekai (del cual algo sigo por el antiguo Twitter, donde estoy en modo muy stalker, tengo que decirlo), que se vayan materializando y lleguen a buen puerto. Escribir podrá ser difícil, pero estás superando el trauma con ese buen ritmo que espero no se detenga, salvo para que tengas que coger aire y renovadas fuerzas.

    Por lo demás, poco más puedo comentar: una buena lista de lecturas, de visionados, de horas de juego, todo muy surtido, muy diverso, imagino que muy enriquecedor. Mi 2023 no ha sido tan fructífero en términos de lectura (sólo he leído cinco libros, lamentable, aunque uno de ellos sea una trilogía). Creo que en términos de visionado, no ha estado mal, aunque ahora mismo no recuerdo todo lo que he visto, que tampoco es mucho, si me paro a pensarlo. Ah, sí, me has contagiado tu entusiasmo por «Samurai de ojos azules», que por desgracia voy viendo a cuentagotas, pero estoy dentro ya.

    En el fondo, es quizás insuficiente este comentario en tu blog para tantas cosas que quisiera contarte (o mejor dicho, con las que darte la paliza). Así que tengo que escribirte ese correo que espero no se me vaya de las manos o se me vuelva muy amargo a última hora o demasiado desquiciado. Pues nada, Carlos, compadre, que el 2024 sea benévolo contigo y que le arranques unas cuantas victorias, más alegrías que penas. Estaremos atentos a tu balance del mismo cuando llegue el momento.

    Un fuerte abrazo.

    1. ¡Hola, Felipe!

      Qué grata sorpresa recibir tu comentario y saber de ti después de tanto tiempo. Antes que nada, muchas gracias por tus buenos deseos para el nuevo año, y también por tus palabras de ánimo y apoyo. Aprecio sinceramente tu interés y preocupación.

      En cuanto al tema de mi salud, gracias a la buena fortuna, estoy superando el COVID y la costilla rota. Aunque no soy el Trepamuros, me esfuerzo por mantener el buen humor, ¡así que la broma está más que aceptada!

      Ya te contaré cómo le va a este paladín de la educación en su nuevo distino.

      Y sí, «La segunda muerte de Lázaro» es el borrador que te pasé con el título provisional «Dogma». Gracias por recordarlo. Si te gusta y quieres dejarle una nota en Amazon o Goodreads, ¡te lo agradezco muchísimo!

      Sobre la escritura y los desafíos de la autopublicación, tus reflexiones son muy acertadas. Es cierto que el camino puede ser difícil, pero como bien señalas, el simple hecho de tener dos libros tangibles es una victoria en sí misma. Aprecio tus palabras sobre la perseverancia y seguiré luchando por mejorar y encontrar mi voz única en este mundo literario. En cuanto a los proyectos en curso, agradezco tu apoyo y buenos deseos.

      Cuéntame qué te va pareciendo Blue Eye Samurai, creo que puedes disfrutarla bastante.

      No te preocupes por la extensión de tu comentario; aprecio cada palabra. Estoy ansioso por recibir tu correo y conocer más sobre tus experiencias de este año. Espero que puedas compartir más detalles sobre tus lecturas, visionados y aventuras del 2023.

      En definitiva, te agradezco enormemente por tomarte el tiempo de escribirme y por tus buenos deseos para el 2024. ¡Que este año te traiga alegrías, éxitos y momentos inolvidables!

      Un fuerte abrazo y espero saber de ti pronto.

  2. El lector de Stephen King. Un interesante libro sobre el autor, su biografía, sus influencias y como fueron adaptadas sus historias. Es inspirador leer como no se dio por vencido, a pesar de las adversidades. Incluso tomando algún hecho nefasto como inspración.
    Lo curioso es cuando actuó como un demiurgo, al crear a Richard Bachman, un alter ego literario al que le dio una biografía dramática, una muerte, atribuyéndole una novela póstuma.

    Me gusta el título La segunda muerte de Lázaro.

    Me llamó la atención la escritura compartida con tu novia. Es algo muy especia compartir la creatividad de esa manera.

    Que tengas un buen año. Saludos.

Deja un comentario