Ant-Man, la historia de redención de Hank Pym y Scott Lang.

¿Puede
un héroe minúsculo como Ant-Man
convertirse en una gran película de Marvel
Studios
? Muchos lo dudaban, pero Marvel demostró lo contrario.

Ant-Man fue el proyecto maldito de Marvel Studios,
pero, finalmente, consiguió estrenarse en cines.
La mente tras Marvel
Studios
, Kevin Feige, y su
equipo habían querido que saliese para delante desde los tiempos de la fase
primera y Iron Man (incluso antes, Edgar Wright la estuvo desarrollando en
2003), pero se había ido retrasado indefinidamente. Muchos seguidores esperaron
contar con la Avispa y Ant-Man en Los Vengadores, ya que eran miembros fundadores en los cómics, pero
el encargado de la película, Edgar
Wright
, pidió que no se les incluyese y Marvel lo respetó hasta el momento
en que el director de Scott Pilgrim
contra el mundo
exigió que la película estuviese fuera del Universo Marvel y las relaciones con Marvel Studios se volvieron cada vez más
tensas.
Al final, la marcha de Edgar
Wright
por discrepancias con Marvel, propulsó finalmente el film, ahora
bajo la batuta de Peyton Reed, que
cumpliría con su papel como realizador del film.

Cambio de nivel

Los
personajes del cómic siempre han demostrado ser volubles, capaces de
transformarse según la época, el autor o los medios. La película de Ant-Man realiza una serie de cambios en la mitología
del personaje que muchos lectores de los cómics no quisieron aceptar.
El
protagonismo, lejos de caer en el miembro fundador de los Vengadores Hank Pym, cae en su pupilo, Scott Lang; puede que incluso por temas como las diferentes
personalidades que desarrolló Pym, se
le dejase en un segundo plano en el film. No obstante, uno de los temas más importantes de la película trata sobre eso, sobre
pasar la antorcha de una antigua generación a una nueva.

Cuando
muchos nos enteramos de que Ant-Man iba
a ser llevado a la gran pantalla, nos quedamos intrigados, porque aunque es un
personaje importante de los cómics, es de esos que nunca esperas ver en una
película.
Sin embargo, la cinta consigue trasladar su aspecto, sus poderes
y sus problemas de un modo entretenido e incluso creíble. Y es que, en parte,
el poder para encogerse y hablar con las hormigas es un plus para que la
historia, aunque trillada, vaya más allá del estereotipo y nos muestre un mundo
asombroso. De ahí que existan momentos geniales como la lucha dentro del
maletín, el primer “encogimiento” de Scott, el tanque llavero o la batalla del “tren”.

Desde
su prólogo (durante la construcción del Triskelion
heredado de la línea Ultimate y que
viéramos en El Soldado de Invierno),
por fortuna, Ant-Man marca un tono entre
película de espionaje, robos y aventuras que consigue distanciarse de los films
más superheroicos.
Y es que una de las claves de Marvel es cómo sabe cambiar de género (véase la fantástica space opera de Guardianes de la Galaxia). Queda clara una cosa: el estilo de Ant-Man recuerda más al de las
películas de Iron Man, que a las otras de superhéroes, quizás porque sea su
relevo en la gran pantalla.

Ant-Man, un héroe bastante diferente.

Un héroe que tiene que cometer un crimen

Si
bien la dirección y el guion cumple, la importancia de Ant-Man radica en tener un buen protagonista. Paul Rudd aporta su vena cómica y su carisma a un personaje que se
trata de un ladrón de buen corazón, un genio tecnológico algo fracasado (que
acabó en la cárcel por enfrentarse a una compañía que robaba a sus clientes) y
padre separado intentando ver a su hija. Los personajes de Marvel siempre se han caracterizado por sus problemas y aquí no era
menos. Y lo bueno es que es un tipo normal de la calle llamado a hacer grandes
cosas. Él no piensa en ser heroico todo el tiempo. Si ocurre algo malo, piensa en llamar a Los Vengadores. Parte de todo
eso se refleja en su vínculo con su hija Cassy,
que en los cómics está
enferma y es el motivo por el que quiere la tecnología de Ant-Man para cometer los robos. Cassy, en los tebeos, acaba
convirtiéndose en una heroína. Queda por ver qué ocurrirá en las películas.

El
rol del mentor recae en Michael Douglas
es una leyenda viva del cine y tendríamos que agradecer que interprete a Hank
Pym como un mentor atormentado por su trabajo y que cumple en todo momento con
su función.
Queda por saber si el destino del personaje hubiera sido mejor
sellarlo o no en la primera película, pero todavía así recoge muchas de las
cosas buenas del cómic y le da una entidad nueva. Pese a que no posee la
historia con Ultrón (que si posee en
los cómics), se aprecia ese tono oscuro que tiene el personaje, siempre
buscando la redención. Genial su flashback de los años sesenta y sus
motivaciones.

La campaña publicitaria de marketing de Ant-Man incluyó referencias a elementos como el escudo del Capi.

En
cuanto a Evangeline Lilly como Hope, la
hija de Hank y Janet, es una chica guerrera, algo borde, que nos deja entrever
su futura importancia en las siguientes películas.
Su papel aumentó desde
las primeras escrituras de Wright
hasta transformarse en un personaje que aporta algo a la cinta. Esperemos que
cumpla en las futuras películas y así la actriz se libre del peso de Tauriel en El Hobbit. Queda por preguntarse si evolucionará como villana, tal
y como hizo en los cómics.

Entre
los secundarios también está Bobby Cannavale, un actor que no se suele ver en
este tipo de producciones, haciendo de padrastro de Cassy, la hija de Scott;
n policía algo odioso que, finalmente, obtiene cierta redención. Otro actor es Michael Peña, que interpreta al alivio
cómico Luis y que roba alguna de las escenas. En ese escuadrón de ladrones,
también hallamos a David Dastmalchian como Kurt y T.I. como Dave, dos
personajes cómicos para la función.
Al reparto se suma la actriz Judy Greer como la exmujer de Scott y la pequeña Abby Ryder como Cassie.

Como
gran villano tenemos a Darren Cross
(encarnado por Corey Stoll) en una
tergiversación de Chaqueta Amarilla
y un traje que nos recuerda a aquel que Tony
Stark le fabricó a Spider-Man durante la Civil War en los cómics.
El
personaje es un estereotipo demente y, sin ser de los mejores villanos, cumple
con su parte con algunos toques interesantes, pero sin destacar demasiado. El
otro villano, Carson (Martin Donovan), un agente de S.H.I.E.L.D. unido a Hydra, escapa para futuras películas
por lo que se deja entrever y es una pena que no se resuelva su enemistad con Pym.

Por
último, contamos con el cameo de uno de Los
Vengadores, el Halcón de Anthony Mackie, al cual vimos por primera vez en
Capitán América: El Soldado de Invierno.
Adam McKay y Paul Rudd,
que intervendrían en la reescritura final del guion, también la vieron y les
gustó tanto el personaje que pidieron el cameo de este en Ant-Man; toda una sorpresa para muchos espectadores y donde se
demostraba lo compartido que es el Universo
Marvel.

La llegada de Ant-Man, por fin, a la gran pantalla.

Dando vida a las hormigas

La
película, como en casi todas las producciones de Marvel Studios, posee dos escenas tras los créditos. En la primera,
Hope descubre el traje de la Avispa y se
nos promete su regreso a partir del legado de su madre.
En la segunda, nos encontramos con el motivo por el que el
Halcón busca a Ant-Man y sabemos que Steve Rogers ya se encuentra en una
encrucijada contra Stark en la Civil War por el regreso del Soldado de
Invierno.

Aparte,
durante la película, como en todas las producciones de Marvel Studios, hay guiños sutiles, como que la marca de refrescas Pingo Doce donde trabajaba Bruce Banner en El Increíble Hulk tenga un cameo (y parece que sobrevivió a cierta
denuncia de una de sus bebidas contaminada con sangre gamma). Otro tan sutil es
ese Darren Cross que habla de “tales to astonish”, que es una
referencia a la cabecera donde debutó Ant-Man.
También otro homenaje es el Hotel
Milgrom
, referencia al artista Al
Milgrom
y, hablando de artistas, casi al final, no puede faltar el cameo de
Stan Lee.

Los efectos especiales aportan toques distintivos a esta historia de superhéroes.

En
cuanto al diseño, también se homenaje el
encogimiento de Ant-Man de los cómics mediante líneas cinéticas en una muestra
de cariño al personaje.
Destacable, también, en el momento psicodélico, tan
de cómic, donde Ant-Man se hace
subatómico. Otro easter egg es
cuando la periodista del final menciona a un superhéroe que trepa y demás, una
referencia a Spider-Man, al que
veremos debutar en Civil War dentro
del Universo Marvel.

Aparte,
los efectos especiales creados conciben unas hormigas realistas en todo
momento, aunque más amigables, seguramente, que las de la vida real. Sorprenden también los efectos del prólogo
de los ochenta por cómo hacen que dos actores
como Michael Douglas y Martin
Donovan
rejuvenezcan (y Hayley
Atwell
, nuestra agente Carter,
envejezca) de un modo sorprendente, más avanzado que, por ejemplo, el
rejuvenecimiento de Jeff Bridges en Tron Legacy. Tan sorprendente resultó,
que el propio Douglas bromeó sobre la posibilidad de hacer precuelas usando ese
sistema. En esa escena ya citada del prólogo, el único actor que aparece
envejecido mediante efectos especiales, dada que su edad no dista de la del
personaje, es John Slattery, que
interpreta a un mayor Howard Stark,
el cual ya vimos en Iron Man 2.

Para que digan que los poderes de Ant-Man no molan.

Destaca también la música de Christophe Beck, con un tema bastante pegadizo que acompaña durante toda la película y mezcla el film con otros tipos de película que le sientan bastante bien al resultado final.

El
éxito de Ant-Man le valió la
confirmación no solo de su aparición en Capitán América 3: Civil War
, sino
también en una secuela titulada Ant-Man
and the Wasp
, que nos promete la llegada de la Avispa a la gran pantalla.

En
su segunda fase, Marvel Studios nos
entregó la arriesgada Iron Man 3, la
correcta Thor El Mundo Oscuro, la
genial El Soldado de Invierno, la
maravillosa Guardianes de la Galaxia
y la aceptable Era de Ultrón. Con Ant-Man se ponía cierre y se abría la
fase tres. ¿Y cuál es mi veredicto? Ant-Man
resulta ser una película entretenida, con unos efectos especiales bastante
imaginativos y el primer gran paso del héroe más pequeño del Universo Marvel.

Ant-Man y sus colegas.
Carlos J. Eguren
autor@carlosjeguren.com
¡Cuidado! No leas esta biografía. ¡Te he dicho que no la leas! Si la lees, estarás condenado… En serio… ¿Sigues leyendo? Luego no me digas que no te lo he advertido: Carlos J. Eguren está muerto, solo que no se ha dado cuenta y sigue escribiendo desde ultratumba. Es escritor en Castle Rock, profesor en Arkham, periodista en Midian, divulgador cultural en Carfax, juntaletras en el omniverso y pasto de los gusanos en todas partes. Ha publicado cuatro novelas: Hollow Hallows, Devon Crawford y los Guardianes del Infinito, El Tiempo del Príncipe Pálido y La Eternidad del Infinito. Ya prepara mediante ouija sus próximas historias que formarán parte del libro de los muertos. Espera volver a aparecerse cuan primigenio cuando pueda escaparse de R'lyeh… Ahora ya has leído su biografía, ahora ya estás maldito. ¡Bienvenido!

12 comentarios sobre “Ant-Man, el pequeño gran héroe de Marvel Studios

  1. La película llegó a gustarme. Es muy efectivo lo de ladrón con métodos violentos, que anula los sistemas de seguridad. Y que roba a alguien que no perderá gran cosa en el robo. Y no sólo para la ficción.
    No es raro que un personaje se convierta en heroe y supere a su mentor.

    Pero sigo manteniendo algunas objeciones que tenía, como la que tuve con los Vengadores, por la exclusión del personaje, que tenía un papel decisivo en Ultrón.
    Podrían haberlo mencionado como uno de los impulsores de la idea. Habrá tenido más sentido su negativa a llamar a los Vengadores. Ese director causó muchos problemas.
    Pero mi objeción más seria es la omisión de La Avispa, un personaje no muy conocido, pero notablemete carismatico. Janet Van Dyne no solo es un heroína notablemente atractiva, sino que cuenta con un carisma especial, sin convertirla en tonta, no lo es. Pero acá cometieron el error de un traje demasiado sobrio, cuando en los comics y series, películas animadas ha tenido interesantes diseños.
    Y sobre todo el de matarla o de hacerla perder en el espacio- tiempo subatomico.
    Lo de la hija no funciona. Evangeline Lily no logra tener el carisma de ese personaje. Desconfío que se convierta en una adecuada sustituta.

    Michael Douglas logró una buena actuación. Y está bien logrado lo de Scott Lang y la hija. Y hasta los inevitables chistes funcionan bien.
    Me gustó, aunque con las objeciones que menciono.

    1. Por ahora, yo me quedo a la espera de ver cómo evoluciona Hope. Es una lástima que no contemos con Janet, pero espero que se pueda hacer algo con ella. ¿Quizás alguna precuela? ¿Una serie como agente Carter? A mí me gusta el personaje también.

      En cuanto al tema de Ultrón, no hubiera estado mal la mención a Pym, creo que habría sido un buen guiño al final para hacerlo más cercano a los cómics.

      De todos modos, esta tarde se estrena por aquí Civil War, así que espero volver a ver a Ant-Man en pleno uso de sus facultades, jeje.

      Muchísimas gracias por tu comentario y por compartir tu opinión por el Antro. ¡Saludos! ¡Nos leemos!

    1. Es broma of course. Tengo pendiente ver Ant-Man. Creo que ya ha salido en Bluray. Así que será cosa de hacer una compra one more time (que ruina de mes) Emoticón wink

    2. Pillé la broma, jeje. Ya me contarás cuando la veas, creo que es una película cuanto menos entretenida y, si te apetece ver la Civil War, te presenta bastante bien al personaje. ¡Muchas gracias por el comentario!

    3. Encargada está. La recibo la semana que viene pero me pilla en Múnich Emoticón frown Te lo contaré el 9 de mayo Emoticón wink

  2. Ant-Man es posiblemente mi película favorita de Marvel Studios junto con Los Vengadores y (ojo a lo que voy a decir) Iron Man 3.
    ¿Que no es una GRAN película? Seguro, pero sí que es un soplo de aire fresco como en su momento los fue Guardianes de la Galaxia, y eso no sólo es satisfactorio, sino NECESARIO.
    Y si hablamos de su faceta como divertimento puro y duro, me quito el sombrero.

    1. Para mí es genial que Marvel Studios sepa evolucionar y no solo presente la típica película de superhéroes, sino que beban también de otros géneros. Esto es necesario, como tú afirmas, porque lo renueva y hace que cada cinta sea distinta y no sea lo mismo de siempre.

      Además, como bien señalas, Ant-Man es muy entretenida y Paul Rudd desborda carisma. Con muchas ganas de verlo en la Civil War 😀

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

  3. Un GRAN entretenimiento para TODA la familia (eso no significa SOLO para niños, significa que los peques se divertiran y no saldran traumatizados porque su superheroe favorito es un psicopata con infulas de divinidad).

    Es una pelicula de la que nadie esperaba grandes cosas, quizas, excepto la propia MARVEL estudios. Y es que la pelicula esta PERFECTAMENTE diseñada. Todo encaja, todo esta perfectamente "salpimentado". Quizas no sea nouvelle cuisine, o un potente marmitako, pero es una "fresca y divertida ensalada", con trocitos de pollo, ricos tomatitos cherry y queso fresco.

    Una gozada. 🙂

    1. Como bien señalas, creo que Marvel sabe hacer películas disfrutables para los adultos y los más jóvenes. Yo vi a muchos críos salir de Batman v Superman bostezando. Y el otro día, vi a unos críos discutiendo quién ganaría en una pelea, si Hulk o Superman, y todos eran partidarios de Hulk, lo que deja claro cómo estos films conectan con una nueva generación de seguidores.

      Por suerte, como bien señalas, Ant-Man es una gozada y, si bien no es mi favorita de Marvel, tiene grandísimas escenas y los poderes de Ant-Man son retratados de un modo tan original que hacen que la película gane mucho. Con ganas de verlo hoy en la Civil War 😀

      ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario